La literatura y los tiempos en que se vive la poesía

     POESÍA POR SIEMPRE. La poesía, ese género literario apreciado como una expresión de belleza, o sentimiento artístico por intermedio de la palabra en forma de verso o prosa, está más viva que nunca.

     El concepto-definición de poesía precisa que “los temas centrales de las poesías han cambiado con el paso del tiempo; en la antigüedad, las poesías estaban orientadas a relatar las hazañas y proezas de los guerreros en los combates. Mientras que en la edad media, la poesía romántica cobró mayor relevancia. En la actualidad, la poesía romántica aun continua en el tapete, sin embargo, han surgido otros temas de inspiración como lo son los derechos humanos, y el medio ambiente. Esto refleja claramente que la literatura se adapta al tiempo en el cual viven quienes emplean este tipo de arte para expresarse.

     Prolífico, el escritor, poeta e ingeniero ambiental samario Abel Rivera García nos regala cinco aportes, prosa y poemas, para la literatura regional…

Relato corto

Mi gesta por tu amor, Mariú

     Definitivamente estoy convencido de que las grandes gestas, como lo es el amor, tienen un inicio inesperado y elemental. Pero el amor siempre ha sido un espacio del paraíso, donde las programaciones son absurdas y lo que ha de ser... será, por designios del destino, y si se acerca, que llegue rápido; ese es mi pensamiento sin ser islámico; incluso, podemos afirmar que las matemáticas financieras y las programaciones lo apagan.

     Aun cuando ya estoy enclaustrado como cura rural en monasterio, sigo siendo ese soñador nato, y me es imposible dejar de delirar como aquel caballero cervantino del medioevo; y sigo vivo y rezando para que un buen amor corone mi errática vida de mil amores.  De pronto el de hoy es el sublime, y los demás no tengan igual calor. La vida es así. Y quiera Dios que tarde en apagar mi fuego.

     Hoy estoy enamorado de ti, Mariú, como un fuego con brisa que no lo detiene nada. ¡Que hermosa fantasía! Cada instante a tu lado tiene su intensidad única, no hay dos iguales. Diré que es una locura, o quizás mi mayor cordura. Tú, aun dudas de mi amor, por lo que te ruego que me ames cual perfume de azahar a su flor de naranjo; y ya no tendré ese enigma sobre si me quieres de verdad. Haz algo cuerdo hoy, querida mía, bésame dulcemente y termina de escanciar mi vaso de vino, y sabrás si mi amor es de la mejor cosecha o es vino de mosto vil. ¡No pares de besarme, amor mío! ¡Que yo no pararé de soñar!

     Santa Marta, julio 30 de 2017

Cuando un amor se va

Cuando se revuelca el alma,

muy triste, airada y confundida,

se hace huidiza la calma

porque no cierra la herida.

Vuelan hojas de un pasado

y amargas hieles brotarán

con el hórrido huracán

de un amor que ha terminado.

Gran consuelo es al herido corazón

oír las aguas de un serrano torrente,

cual dulce música para recobrar la razón;

y entonces, se renueva la esperanza

por volver a nadar en la corriente

de un amor nuevo que supere la añoranza.

Santa Marta, mayo 22 de 2017

Prosa poética a mi melancolía

     Es madrugada, y el sol no sale aún. Solo en mi cama, hoy solo pienso en ti. Me levanto en la alborada y me apresto a caminar por esas calles donde contigo solía pasear. No sé si es un sueño cuando veo los mismos árboles, las mismas flores de aquel jardín que hoy

preguntan por ti, y percibo en la brisa tu aroma de azucena en flor.

     Para huir de la nostalgia y la melancolía de nuestra cruel separación, no ha bastado que cierre el telón del escenario de lo que fue nuestro amor; no ha bastado apagar las luces de todas las estrellas que iluminan tu hermosa figura.

     Es medio día, el sol ateza con su lumbre estival, y sobre mi rostro calcina mi vieja ensoñación. En vano he querido asumir que ya has muerto; ¡pero tu sigues ahí, siempre dentro de mí! ¿Como escapar a la mirada de tus ojos negros? ¿Como pude perderte?

     Santa Marta, julio 25 de 2017

Poema a la bella total

Mas allá de su belleza

existe la inteligente mujer

que es un placer conocer

para apreciar su grandeza.

Bello rostro de terneza floral

y mirada dulce de odalisca,

cual más hermosa morisca

con su gracia natural.

En sus ojos grandes cautivantes

reflejarme en ellos quisiera

y escrutar sus pensamientos,

siquiera por breve instante.

¡Y por sus besos cuanto diera

para quedar sin alientos!

Santa marta, junio 21 de 2017

A un nido de mirlas   

     Nada mejor que llamarlos: maravillas de la magia natural. Sencillos contenedores de blancos simientes que sus alados hacedores construyeron de hojas secas y palillos entrelazados, sin lujo, sin color, ni artificio constructivo; y más bien denotan, un elaborado ardid para esconder con celos los menudos cuerpos de dos indefensos pichones de mirla por nacer. 

     Y pasan los días del intenso estío. Ni el sol ni la lluvia siquiera detienen su larga y vital empresa incubadora; hasta

que, llegada la alborada, el muy esperado pichón rasga con fuerza la dura cascara del huevo y con su agudo piar proclama su vida.

     Se levanta el sol sobre las verdes colinas, y toda la floresta se engalana con flores y cantos pajarales. No muy lejos, sobre un árbol vecino, el mirlo, fiel compañero, canta alborozado meliflua melodía de tono soprano; y desde la alta copa de un campano, como un reclamo ritual contesta una coral de mirlas con trinos y gorjeos de flauta encantada.

     Santa Marta, julio 8 de 2017