Impacto de la industria limpia en la economía nacional

     En los tres últimos años el turismo no solo se convirtió en uno de los sectores que más le dejan divisas al país por encima de productos tradicionales como el carbón, las flores y el banano —lo supera apenas por el petróleo y sus derivados—, sino en la industria motor de desarrollo económico-social generando crecimiento regional y nacional.

     De hecho, en 2016, antes de que se empezaran a concretar los acuerdos de paz, ya el sector mostraba crecimientos históricos que se han ido consolidando desde el 2010, cuando las principales variables de la economía hacían prever que el turismo se convertiría en una de las grandes locomotoras que hoy impulsa a un sector que está llamado a ser una de las principales industrias del país.

     En efecto, desde el primer trimestre del 2015 el turismo es la segunda industria no minero energética que le genera mayores divisas al país, representando el 70% de las

exportaciones de servicios y creador de uno de cada 12 empleos. Por ejemplo, entre el 2010 y 2016 se incrementó en un 65,3% el ingreso de divisas relacionadas en la cuenta de viajes y transporte de pasajeros, al pasar de US$3.440’000.000 en 2010 a US$5.688’000.000 en 2016. Si se toma el primer trimestre de los años 2016 y 2017, el ingreso de divisas creció un 2%, al pasar de US$1.147 millones en ese año a US$1.447 millones en 2017.

     El año pasado el turismo solo fue superado por el petróleo y sus derivados. Este sector generó divisas del orden de los US$10.101 millones dólares frente a los US$5.688 millones que generó la industria turística. Igual sucede con la creación de empleo en los cinco subsectores —agencias de viajes, alojamiento, esparcimiento, restaurantes y transporte— que integran la cadena productiva del turismo, que en el período 2010 al 2016 creció un 18%, al pasar

de 1’547.964 empleos en el año 2010 a 1’823.931 en el 2016. En ese lapso se crearon 370.000 nuevos empleos.

     Crecimos en ocupación hotelera. En 2016 se superaron todos los porcentajes al alcanzar un 56,2% con respecto al año 2006, donde la ocupación  llegó a estar en un 53,7%. Aun así,

todavía estamos por debajo de las expectativas y proyecciones que tiene el país en esta materia. Y si nos remitimos a las llegadas de visitantes del exterior no residentes al país, la curva asciende desde el 2010, cuando arribaron 2’610.960 viajeros en comparación con el 2016, cuando lo hicieron 5’092.052, con un crecimiento del 95%. Si se compara el primer semestre de 2016 y 2017, el flujo turístico del exterior se incrementó 45,13%. Pasó de 1’996.581 en 2016 a 2’897.762 en 2017.

     Otra variable económica que demuestra la relevancia económica del turismo y que ha tenido un crecimiento desde el 2010 ha sido la inversión extranjera directa en el comercio, restaurantes y hoteles. Creció un 372% desde ese año cuando ingresaron al país US$221 millones y en 2016 US$1.044 millones.

     El momento excepcional por el que atraviesa la industria del turismo también se ha reflejado en la construcción y remodelación de habitaciones. En efecto, entre 2010 y lo corrido del 2017, en el país se han construido 37.066 habitaciones nuevas y se remodelaron 16.289. El sector hotelero nacional e internacional invirtió en ese lapso una suma cercana a los $5.5 billones, como consecuencia del estímulo tributario de la exención del impuesto sobre la renta por servicios hoteleros o de hospedaje. Con la puesta en operación de las 37.066 habitaciones se creado 29.652,8 empleos.

     A la locomotora del turismo, ya no la detiene nada. Colombia escaló seis puestos en el ‘Índice de Competitividad de Viajes y Turismo 2017’: se ubicó en el puesto 62 entre 136 economías del mundo.

     Otro factor importante y que refleja el gran momento que vive el turismo en el país es el incremento en la conectividad aérea internacional, que lo ha convertido en un destino cada vez más asequible y atractivo del mundo. Comparando el período 2011 y lo corrido del 2017 creció 54 por ciento en rutas internacionales, al pasar de 68 a 105; en aerolíneas, lo hizo al 21 por ciento, al pasar de 28 a 34 en el mismo lapso; en cubrimiento de países, el aumento fue del 40 por ciento, al pasar de 20 a 28, y en conexiones creció en 47 por ciento, al pasar de 34 ciudades

internacionales en 2011 a 50 en el 2017: las principales aerolíneas internacionales operan hoy en Colombia.

     El mundo nos está observando y no es ajeno a este crecimiento y evolución y tanto organismos internacionales como medios de comunicación especializados tienen el foco puesto en Colombia.

     Pero no se puede bajar la guardia de trabajar para la consolidación del turismo en Colombia. Es menester continuar realizando una labor seria, juiciosa y responsable —como hasta hoy se ha hecho—, y aunar esfuerzos con el sector privado, los gremios, las autoridades locales y regionales, para consolidar a Colombia como uno de los

destinos turísticos más atractivos del planeta.

     Se educa y capacita a la nueva generación para un turismo en paz en posconflicto a mediante el programa ‘Colegios Amigos del Turismo’, 186 instituciones educativas de 27 departamentos,163.000 estudiantes y 748 docentes. Que las comunidades locales se arraiguen en sus regiones y no emigren a las ciudades, que se sientan orgullosasa con el flujo de visitantes que día a día llegan más a aquellos sitios que estuvieron por más de cinco décadas ocultos para

la gran mayoría de nosotros.

     Se diseñó la estrategia de los 12 corredores turísticos que atraviesan a lo largo y ancho el territorio colombiano y a través de los cuales se fortalece la oferta de servicios institucionales en las regiones y que impulsarán productos como el avistamiento de aves, aprovechando que Colombia es el territorio en el cual habita el mayor número de especies con 1.921. Se tiene previsto para los dos próximos años inversiones del orden de los $168.000 millones para impulsar y consolidar esta estrategia. Productos turísticos de alto valor como el de cultura, naturaleza, reuniones, salud y bienestar se promocionan en el exterior en las principales ferias internacionales de turismo alrededor del mundo con el apoyo de ProColombia.

     El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo ha realizado avances en materia de infraestructura turística, capacitaciones en bilingüismo de la mano del programa de formadores nativos, ordenamiento de playas, educación y formación en ecoturismo y en sostenibilidad, formalización, nuevos estímulos tributarios para hoteles que se construyan en municipios menores de 200.000 habitantes, ruedas de negocio e incremento de prestadores de servicios turísticos formalizados, capacitados y certificados. Se extendió el beneficio tributario de la exención de renta por servicios hoteleros o de hospedaje —que finaliza el 31 de diciembre de 2017 en su primera etapa— a aquellas obras hoteleras que demuestre un avance del 61%, y se creó otro incentivo para aquellos empresarios que inviertan en hotelería en municipios con menos de 200.000 habitante: exención de renta por 20 años —Hoy solo se paga el 9 por ciento.