Un festejo en la víspera, en Uniatlántico

     Con la temática sobre La cultura de la prevención y el manejo de estilo de vida saludable’, en Barranquilla se celebrará este jueves 10 de agosto —aunque su fecha clásica es el 11— el Día del profesional Nutricionista-Dietista, organizado por la facultad de Nutrición y Dietética de la Universidad del Atlántico.

     De acuerdo con la información suministrada por la docente magister Esperanza Flórez Fernández, Decana de la Facultad de Nutrición y Dietética, la celebración tiene “el propósito de resaltar la labor que desarrollan estos expertos del área de salud, cuyo trabajo está dirigido a ofrecer pautas en alimentación y nutrición que permitan hábitos saludables, con el fin de promover el bienestar desde la concepción hasta la edad adulta”.

     La alimentación es uno de los procesos más importantes de los seres humanos y mediante la selección de los alimentos se puede prevenir y mejorar condiciones fisiológicas y patológicas que contribuyan a mantener la relación nutrición-salud.

     El homenaje a los nutricionistas-dietistas se rendirá mediante conferencias, conversatorios y paneles de interés para los asistentes a este certamen académico y

cultural. El objetivo es proporcionar actualización en las áreas del saber profesional que incluirá a estudiantes, docentes y profesionales en nutrición y dietética.

     Como ya está dicho, el acto que se celebrará un día antes, el jueves 10 —el Día del profesional Nutricionista-Dietista es el 11 de agosto, se reitera—, en el Salón Amílcar Guido,  Bloque D, de la Universidad del Atlántico, a partir de las 8:00 de la mañana del día 10 de Agosto, con la siguiente programación:

     8:00 - 8:30: Registro y apertura del evento, a cargo del Rector, Dr. Carlos Prasca.

     8:30 - 8:40:  Palabras de la Decana de la Facultad, Dra Esperanza Flórez.

Conferencias:

     8:40 -10:10: La cultura de la prevención y el Manejo de estilo de vida saludable, a cargo del doctor Jorge Agudelo Moreno.

     10:10 – 10:40: El Nutricionista Dietista como motor de emprendimiento, por la doctora Adriana Pinillos, del Centro de Nutrición Corporal Mokaná.

     10:40 - 11:10: Actividad física e hidratación, a cargo de la doctora Katherine Romero Leiva, en representación de Gatorade.

     11:10 – 11:30: Receso – Refrigerio.

     11: 30 – 11:40: Intervención del doctor Oscar Mass, director de la Oficina de Egresados de la Universidad del Atlántico.

     11: 40 – 12:40: Resume and cover letter workshop. Internacionalizando el perfil del Nutricionista Dietista, a cargo de la doctora Diana Restrepo, directora de la Oficina de Relaciones Internacionales de la Universidad del Atlántico.

     12: 40: Clausura del evento.

     Organiza: Facultad de Nutrición y Dietética de la Universidad del Atlántico.

     Esperanza Flórez Fernández, Decana de la Facultad… Cel. 312 651 8558… e-mail: esperanzaflorez@mail.uniatlantico.edu.co.

     Gracias a la implantación de los modernos hornos Hoffmann, con tecnología y técnica alemana, con permanentes chequeos de emisiones por parte de la Corporación Autónoma Regional, la siembra de árboles, la limpieza de las quebradas y las vía de El Olivo, la reforestación y readecuación de las minas ya explotadas, el Parque Minero Industrial de Cogua está comprometido el Programa de

Minería Bien Hecha.

     “En estos momentos las plantas de Ovíndoli, Tablegres y Gredos construyen patios de secados con modelos españoles para disminuir los gastos de energía y tiempos de producción y entrega. Se han hecho inversiones en tecnología y materiales para entregar ladrillos y bloques de altísima calidad para el bienestar quienes los vayan a emplear”, comenta el ingeniero Helmut Klinge.

     En la finca San José del Páramo de Guerrero, a través de la Fundación Ladrilleros de Cogua, el Parque ha sembrado más de 500 árboles y gracias a un convenio con la alcaldía, más de 10 hectáreas tendrán nuevas plantas nativas.

     Cada mes, las quebradas son limpiadas, aunque no sea por culpa de las plantas, sino de ciudadanos sin educación ecológica que arrojan basura y desperdicios a ellas.

     El Parque Minero Industrial está ubicado en la vereda de El Olivo en Cogua, a 50 minutos de Bogotá por la vía que de Zipaquirá conduce a Ubaté, produce al año unas 60 millones de unidades de material de arcilla y genera empleo a más de 3.500 entre directos e indirectos.

     Como complemento a sus trabajos de Responsabilidad Social, el Parque construye –con la auditoría e interventoría de la alcaldía municipal—y con una inversión de 1.300 millones de pesos, la nueva escuela de El Olivo, para beneficiar a unos 500 jóvenes de la vereda.

     De otra parte, Gredos, Tablegres y Ovíndoli –que conforman el Grupo Ladrillo Verde-- han entregado un millón de unidades, entre bloques y rejillas para el Programa de Mejoramiento de Vivienda que tienen y que han beneficiado a más de 600 familias de 15 municipios de Cundinamarca, especialmente de Soacha, Cogua y Zipaquirá.

Para derrotar flagelo del contrabando chino

Por Bicenty Comunicaciones

     Una invitación a creer en Colombia, en su proceso de paz y a comprar productos nacionales para consolidar nuestra industria formuló el sector de confeccionistas, tras señalar que es la única manera de derrotar el flagelo del contrabando chino.

     El gerente general de Andina de Confecciones, Andeco, Carlos

Andrés Cadavid dijo que, a pesar de las dificultades de la industria nacional, no podemos perder la fe ni la esperanza en nuestro país, pues el proceso de paz está generando un nuevo clima de sosiego y tranquilidad que se traducirá en la reactivación del comercio y la industria.

     Como bien sabemos, Colombia es un país con más de siete décadas de experiencia en la confección de prendas de vestir de altísima calidad, camino bien reconocido a nivel mundial.

     El joven dirigente sustento su mensaje con una gran noticia: dijo que Andeco está necesitando cerca de 200 mujeres cabeza de familia, para iniciar con ellas un proceso que las habilite como vendedoras de ropa por catálogo de las mejores marcas de nuestra industria textil.

     Recordó también que la nómina de sus agentes viajeros necesita una renovación urgente pues la mayoría ya están pensionados o retirados, pero al mismo tiempo lamentó que a nuestros jóvenes no les interese este tipo de labores, ya que Andeco requiere por lo menos 50 vendedores para todo el país.

     Andeco es una empresa que nació hace más de 38 años en Bogotá, especializada en la comercialización de productos textiles de las más grandes marcas nacionales y que llega a más de 500 municipios del país.

     El problema de los productos chinos es que no tienen ningún control de calidad, de precios, de importación y por sus bajos costos han llevado a la quiebra a muchos industriales y comerciantes de diferentes sectores.

     Cadavid dijo que el sector de las confecciones ha sido uno de los más golpeados pues ha llevado a la quiebra a Hilanderías, fábricas y dejado sin trabajo a miles de trabajadores.

     Pero dijo que no es tiempo de lágrimas ni de quejas, sino que insistió en invitar a los colombianos a recuperar la confianza en nuestros valores espirituales, emocionales y materiales para derrotar el odio, el rencor, la guerra y el desamor.

     “Solo así tendremos un nuevo y renovado país, alegre, animado y con ganas de vivir, lo que se traducirá en una sustancial mejora en nuestros índices económicos. “Creer en el país, en sus productos nos sacara de esta crisis temporal”, puntualizó Cadavid. (Ricardo Bicenty-Asesor de Prensa-310 856 5442).

Mini-crónica para los amigos

Por Guillermo Romero Salamanca

     Trabajaba Moisés De la Cruz como promotor en Discos FM, de don Francisco Montoya. Se reía con los demás colegas cuando iban a visitar a don Roberto Esper. Él le decía «¿para qué vienes acá si sabes que mis emisoras están en AM?», y un buen día, Camilo Mendoza le envía un paquete de discos a Moisés, con el encargo: «Joven, le mando el éxito del año». Moisés procedió entonces a escuchar la ¡primera canción. No la entendió. Puso la segunda, ¡menos!, y la tercera, ¡tampoco!

     “¿Y esta vaina qué es?”, se preguntó. Y puso de nuevo la aguja en el comienzo del elepé, miraba la carátula y veía a cuatro enruanados. Era música que él jamás en su vida había escuchado. “Estos cachacos están locos”, se dijo.

     De pronto gritó a Esperanza, su esposa: “Oye, ven acá y escucha esta vaina”, le dijo, mientras ella le traía un par de patacones recién hechos.

     Entre los dos escucharon y como par costeños que no conocían el interior del país, se sacudieron los hombros y siguieron oyendo el tema que hablaba de un tipo que había perdido un pedazo de hueso en un viaje a Bogotá.

     —Tranquilo Moiso, de pronto se pega ese tema —le comentó la mujer y le trajo otros tres patacones con queso costeño y suero.

     “Esfdrtro esftra ragdjro”, comentó Moisés, mientras trataba de no quemarse con la merienda. A penas pudo respirar, gritó de nuevo a la noble Esperanza: “Tráeme un poco de café, con poca azúcar y otro patacón”.

     Estaba en esa tarea cuando sonó el teléfono. Era Camilo Mendoza, su jefe: «Vea negro, si no pega ese tema en las emisoras de la Costa, simplemente pase la carta» y le colgó.

     “No joda, esta vaina si está tesa”, volvió a decirle a Esperanza, quien le traía un pocillo más grande de café y otros dos patacones.

     “¿Qué emisora me a poner esta música cachaca si ahora no oyen sino merengue de Wilfrido, Cuco Valoy, La familia Andrés” (sic)?, le dijo a la señora, estudiante en ese momento de Comunicación Social y considerada como la mujer más paciente del mundo.

     —Negro, le dijo ella, esa es la tarea. De pronto en Olímpica o en Caracol te la ponen. No seas tan pesimista, tan negativo…sal temprano, porque hoy hará un calor fuerte en Barranquilla.

     “No joda”, volvió a quejarse Moisés y le preguntó: “¿Oye, ven acá, ya me tienes el desayuno?”.

     El desayuno de Moisés era sencillo: unos patacones que —por las grandes cantidades que ingiere— nunca se pueden cuantificar, café negro, seis huevos fritos, un trozo de media libra de queso costeño, una botella de suero, dos bollos y un trozo de carne.

     Salió a la calle con su cargamento. Fue a la esquina de la tienda de Vicente, un santandereano que le gustaba la música:

     “Oye, cachaco, le comentó Moisés. Quiero tu concepto sobre este tema”. Mientras el comerciante atendía a las visitas de señoras que se llevaban alimentos para sus almuerzos, oía los temas y emocionado, le dijo al promotor: «Esa vaina es un exitazo. Póngale la firma», y le ofreció un par de arepas con mantequilla y sal al hombre de Discos FM.

     Moisés llegó a la esquina a esperar el bus que lo llevaría al epicentro de las emisoras. Antes de subirse al multicolor aparato se tomó dos jugos de níspero donde Consuelo, una veterana experta en preparar las mejores bebidas de Barranquilla.

     Se apeó en el centro y antes de entrar a Olímpica compró unas arepas con huevo para él, para el director de la emisora y para el locutor.

     Ley Martin, un flaco buena gente en esa época, lo atendió. Se sobaba la barba lentamente y le decía. «No joda Moiso, no sé qué pensar», mientras escuchaba la primera canción.

     “Yo creo que será un exitazo”, dijo Moisés, solo por decirlo. No lo creía.

     «Yo pienso lo mismo», le dijo Ley y procedió a presentar el tema a los miles de oyentes de la costa Atlántica.

     Con su ronca voz, el hombre experimentado en salsa y amigo de Celia Cruz y mil cantantes más, dijo: «Señoras y señores, les presento el éxito del año. Es interpretado por Los Carranqueros de Ráquira, no sé qué significa carranquero, pero lo que sí sé, es que este tema será un éxito. Para toda la fanaticada, el primer tema de esta producción. Se titula… ‘La cucharita’. Ojo con esto, ojo con esto».

     Ley estaba emocionado. Era algo distinto, curioso, pero sabía que en la Costa también vivía mucho cachaco. Se frotó las manos y le preguntó a Moisés: «¿Ya desayunaste?, te invito hoy».

     Y se fueron a desayunar. Sendos platos con carne, queso, arroz con cucayo, patacones y huevos fritos.

     Moisés estaba feliz. Se fue a Telecom y le dijo a Camilo Mendoza: “Ya es un éxito el tema, jefe”.

     «Buena esa mi negrito. Hoy lo invito a almorzar. Debes de estar con apetito».

     “Un poco, un poco”, le respondió al otro lado de la línea.

     Ese es Moisés, el hombre que impone los éxitos.