Un festival que avanza y otro que viene

El Banco de Bogotá apoya la potencialización de la belleza
y la tradición cultual insular.

     Arrancó este sábado 2 y se extiende hasta el 9: es el ‘Green Moon Festival 2017’, un certamen anual que insiste en hacer visible la historia, las raíces y la cultura de los sanandresanos así como el origen del archipiélago en el Caribe colombiano.

     Se realiza desde 1987 y promete, durante toda esta semana en San Andrés, brindar, a turistas y nativos, un despliegue artístico con actividades académicas y culturales, en medio de lo cual se resalta la importancia del idioma y las tradiciones

ancestrales del complejo insular. La importancia del idioma, sí, porque quizá el principal objetivo del certamen es revitalizar el ‘Creole’ como lengua ancestral de San Andrés.

     Se celebran 30 años de ‘Green Moon Festival’ y el Banco de Bogotá se ha decidido a apoyar el festival tras haber tenido en cuenta que rescata las raíces del Caribe colombiano, pero en especial la de ese conjunto de islas marinas colombianas alejadas de las costas continentales.

     La nueva edición del certamen contará con espacios de convivencia, sabores gastronómicos típicos de la región, música góspel —se reitera la información sobre los actos académicos— y conciertos de artistas nacionales e internacionales como Chocquibtown y Orquesta Aragón, entre otros.

     Durante toda una semana, pues, diversas actividades entres las cuales resaltan los cursos de escritura en inglés, español y creole, los talleres desarrollados en cultivos para el descubrimiento de alimentos y su producción, más la presentación de obras de teatro y los talleres de iniciación de música tradicional.

     “Es un motivo de orgullo para nosotros poder estar presentes en actividades culturales y artísticas que potencialicen la belleza y tradición de lugares tan inspiradores como San Andrés. Nos sentimos felices al ver que crece el número de niños y jóvenes interesados en el creole, en rescatar su origen y el valor histórico que esta lengua nativa representa para los isleños y el archipiélago colombiano”, aseguró Martha Lucía Constain, gerente de Comunicaciones del Banco de Bogotá.

     ‘Green Moon Festival’-2017 se desarrolla en escenarios alternos como la sala infantil del banco de la República, plazoleta y auditorio del Centro Agropecuario Little Hill y colegios aledaños, aportando a la educación y conocimiento de los Sanandresanos por medio de actividades lúdicas y cognoscitivas.

     De esta forma, pues, el Banco de Bogotá, en fundamento a su compromiso y respaldo hacia las jornadas artísticas del país, contribuye a la generación de espacios de reconocimiento y aprendizaje cultural del Gran Caribe Colombiano.

     Y entre el 21 al 23 de septiembre de 2017, la fiesta es en Mompox: Una puerta abierta al ritmo de la filigrana, para que se cumpla la VI edición del Festival de Jazz en este municipio ribereño cuyo centro histórico es Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad.

     El certamen es organizado por la Gobernación de Bolívar, por intermedio de su Instituto de Cultura y Turismo, Icultur, y su agenda de actividades está cargada de grandes sorpresas desde lo gastronómico y cultural hasta el ‘gran espectáculo’ a cago de los artistas invitados.

     Bajo la premisa del ‘Bolívar sí avanza’, una apuesta del gobernador Dumek Turbay, el Festival de Jazz de Mompox asume papel protagónico en el amplio calendario de fiestas en Colombia y, en esta ocasión, pretende consolidar lo cultura y lo turístico.

     “Esta edición contará con la participación de exponentes nacionales y extranjeros del género jazz que gozan de amplio reconocimiento y que sin duda engalanarán este importante encuentro en Mompox gracias a su lenguaje rico en swing, improvisación y el virtuosismo de cada uno de ellos”, aseguró la directora de Icultur, Lucy Espinosa.

     La muestra anterior, entre el 13 y el 15 de octubre de 2016, contó con cerca de 7.000 asistentes e hizo aumentar en un 90 por ciento la oferta hotelera de Mompox, cifras que, según Espinosa, “ratifican que eventos como este consolidan a Mompox como uno de los sitios turísticos preferidos del departamento”.

     En sus cinco ediciones anteriores el Festival de Jazz de Mompox ha reunido aproximadamente a 30.000 personas que han disfrutado de actividades culturales, turísticas y sociales que lo han convertido en unos de los encuentros culturales más esperados del Caribe colombiano.

     La ciudad conocida como “Tierra de Dios”, abre toda su magia a orillas del Río Magdalena para recibir a los amantes de esta gran fiesta que ya ha

alcanzado  renombre a nivel nacional e internacional.

LA AGENDA 

     Como actividades previas a la apertura del festival, el 20 de septiembre a partir de las 6:00 de la tarde, en la plaza San Francisco, la compañía de danza

Dibujado a mano. Jazz saxofón, con colores símbolos de la pintura abstracta en el fondo blanco (https://es.123rf.com)

contemporánea Permanencias pondrá en escena un espectáculo especial preparado para la ocasión y una hora después habrá cine en gran formato para 1.500 personas, en alianza con el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (FICCI).

     El 21, en otro previo, se realizará, a partir de las 3:00 de la tarde, la fiesta ‘Un rio de gente’, una maravillosa propuesta para que los artistas tradicionales de la depresión momposina sean los protagonistas de la jornada. A las 7:00 de la noche, en la plaza de la Concepción, se ofrecerá el concierto ‘Rio de gente’, que contará con la presencia de músicos y agrupaciones como Ensamble 21, Jeivy Dance y Twister, entre otros.

     En la programación de los días 22 y 23 de septiembre, la sexta versión del festival incluye conversatorios en la Casa de la Cultura y la Alcaldía, en medio de los cuales habrá fusión de la música con el séptimo arte. Además, las clínicas instrumentales, sujetas a una previa inscripción, y se dará apertura a la exposición ‘Hecho a mano por Mompox’, un recorrido por sabores, artes y filigranas de la región. También habrá Street Jazz —jazz a la calle—, coros en la iglesias y conciertos ‘Filigrana sonora’ en la plaza de la Concepción, un espacio para la circulación de artistas nacionales de distintas universidades del país, en medio de los cual la academia se viste de jazz.