Breve antología del poeta Emiliano Pintos

     A septiembre se le considera en Colombia el ‘mes del amor y la amistad’.

     Pero el que con más ímpetu celebra, es el comercio, en todas sus formas: la oferta es amplia, amplísima, y —mucho más allá de lo sensiblero y lo romántico—, su dinámica publicitaria toca y vende hasta para la intimidad del amor de pareja.

     Por ahí no va lo nuestro… Porque, con motivo de la celebración septembrina, hemos abierto una página a la poesía y, en esta oportunidad, se la hemos encomendado al buen amigo Emiliano Pintos, poeta chileno radicado en Argentina.

     Al enterar al vate austral sobre nuestros deseos, obvio resultaba preguntarle sobre el momento actual de sus actividades literarias. Y es un presente dinámico: este lunes 4, por

ejemplo, junto con otros poetas chilenos residentes en Buenos Aires, se les pondrá voz a poemas de reconocidos poetas chilenos y a Emiliano le ha correspondido Pablo Neruda. Este vivencial poético, que se cumplirá con motivo del aniversario patrio chileno, tendrá lugar en el Museo del Libro y la Palabra de la capital argentina.

     El próximo 11 irá a la ciudad de Córdoba, Argentina, para recibir el premio ARCOS DE CORDOBA. Y el 2 de diciembre posiblemente viajará a Guayaquil, Ecuador, donde le harán entrega de otro premio.

     Correspondiendo a nuestra invitación, el rapsoda nos ha enviado abundante material. Compartámoslo.

MUJER QUISIERA…

Mujer...
Quisiera escribir, beso a beso
mil versos en tu piel
y llenar caricia a caricia
de deseos prohibidos tu alma;
Que los destellos sin fin
de una estrella en agonía
llenen tu vientre
de la felicidad perdida.
Quiero que me sientas,
como la playa al mar
suave y poderoso,

que al tocar tus orillas
tiembles de pasión.

 

Y al llenar tus entrañas
sentirme victorioso

y que tú te sientas plena
por años prohibidos de este gozo.
Quiero que en ese instante
de conjunción completa,
de susurros, llantos, risas, gemidos
y cuerpos enredados
me mires, un instante...
y me digas...
¡!por años te he amado¡¡
Y yo sentirte, sutil y fina
pero de terciopelo encendida,
y en el ocaso de un orgasmo
sentir a la Luna escondida,
entre tu piel y la mía.

FUIMOS AMANTES

Me quedé en silencio, me llene de frío
añore tus brazos, te extrañe en mi nido.
Fuimos dos amantes de tiempo completo
me vacié de sueños… los deje en tu cuerpo.
Susurre a la brisa todos mis suspiros
le cante a la aurora todos mis destinos
y hoy tu recuerdo se quedó en mi oído.
De extrañar tu risa… lloro mi delirio.
Fuiste Luna llena en mi noche oscura
bebiendo en mi cama la dulce lujuria
de los que se amaron y fueron tortura.
Soy la noche oscura en tu Luna llena
te fundí de besos, me bebí tu esencia.
Nos quedamos solos, con nuestra quimera.

LUNA ENAMORADA

Ni de amores nuevos, 
se vistió la luna,
se quedo en harapos, 
se oculto en la lluvia

Sollozo la pena 
del amor prohibido
que entre las estrellas, 
le manda un suspiro

Se oscureció la noche 
bañada en misterio,
nadie vio a la luna 
se oculto en el cielo

Suspiro el amante
todos los recuerdos 
que vagan perdidos 
buscando consuelo.

Entre aquel amante 
que enamoró a la luna
se tejió una historia 
de sueño y locura.

PRINCESA

Te cubriré de rosas
vagando en la indolencia
de la bella primavera 
que envidia tu belleza.

Inventare los tiempos
de alegres lozanías
y llenare de besos
tu cuerpo cada día.

Con antiguos retratos 
de sueños y quimeras
te vestiré el futuro 
con cuentos de princesas.

Invocare los astros
fabricare conjuros
te bajare la luna 
te colmare de arrullos.

RECUERDOS DE NIÑO

Sigo escribiendo
bajo la noche estrellada
pensando en amores
que no recordaba,
aquellos que un día
llenaron mi vida
de luces de plata
y rosas floridas,
amores de niños,
saltando la escarcha
corriendo a la escuela
a tocar la campana.
Cantando a los sueños

de ropas livianas
en callados regazos
un cuento escuchaba,
de gigantes dormidos,
princesas muy blancas
y piratas muy malos,
que al mar asustaban.
A la sombra de un verso
la inocencia querida,
se fue diluyendo…
pasaba la vida.
Sigo añorando,
los sueños perdidos,
amores de niños
jugando en el río.
Quedaron grabados
aromas del campo,
el pan de mi madre
en el horno de barro,
a mi padre silbando,

bajando del alto
y el triste susurro,
del viento de Mayo.

FUGAZ

Me envejecí de versos
vestidos de sueños
y de lunas llenas
que pronto partieron.
Camine el olimpo
creyéndome Zeus
cargando en mi cuerpo
misterios ajenos.
Ilusos sueños míos
de angustia y recelo,
me quede pequeño
colgado en tu pelo.
Susurre plegarias
para tiempos nuevos,
mientras que los vientos
soplaron eternos.
Y en viejos instantes
de una luna llena

con hilos dorados
amarre mi pena.

SINFONÍA DE AMOR

En el confín del baile esperanzado
buscando el sol de primavera
te ocultas entre los rayos de la tarde
como el sauce, susurrando entre la niebla
En el ocaso del sueño realizado
te busco presuroso entre la hierba
mientras corres dudosa en la fatiga
del tiempo, la verdad y la belleza
Eres un canto de vendimia y armonía
un rumor de sueños y alegrías
de piedras, agua y lozanía
buscando en tus cabellos mi caricia
Y a mi lado entre las rutas de los sueños
te cobijas en ínfima agonía
de los besos dibujados en tu cuerpo
y el roce suave del deseo en poesía
Volamos en íntimos instantes
conjugando los sueños con la vida

marcando a fuego nuestro encuentro
bajo el cometa fugaz del firmamento

El abismo mustio
de surcos sedientos
y estrellas fugaces
vagando en el cielo.
Un suspiro eterno
de amante terreno
choco con la luna
brotaron tormentos.

Somos árbol y agua cristalina
en perfecta conjunción con los ensueños
tú sacias la sed de mis deseos
y yo te cubro con el follaje de los versos
El altivo declinar de tus suspiros
nos anuncia que ah llegado un nuevo día…

BAILAR

Acunado en el patio por la suave brisa
el arrullo claro de las golondrina
que alegres jugaban, entre los gladiolos
llenando mis sueños con su algarabía.
El rayo dorado, suave y bienvenido
empujo mis ansias de bailar contigo
entre las praderas verdes de este sueño
marcando su ritmo, con nuestros te quiero.
Arropare tu cuerpo entre la maraña
del follaje suave de nuestras miradas,
mientras la cigarras, entran en concierto
besare los suaves pliegues de tu cuerpo.
Un éxtasis de olvido, de mi propia vida
brotó de mi pecho como poesía
enredando fuego con suaves caricias
quemando mis labios con su melodía.
Como las estrellas bailan con la noche
bailare contigo… mi rayo de luna.

CREPÚSCULO EN LA PLAYA

 

Imagine los sueños
en una carola
venida del mar,
sobre dos delfines
que alegres jugaban
meciendo contentos
mis años primeros,
en sonoro susurro
de viento y coral.
Dadivosa playa
serena en recuerdos
guardando en mi alma
los tiempos contentos.

Buscando en la arena

los mágicos besos
de alegres sirenas…
y mirando al sol
escaparse corriendo
alcanzando la ola
que lo acunara.
El nuevo crepúsculo,
acompañado de risas
se muestra sereno
a la orilla del mar…
baja contento.
y mirando a la luna
le susurra bajito.