Cosas a saber con motivo de la visita papal

Nota del director: Desde la actualización 109 y hasta después de la visita papal, El Muelle Caribe da y dará cabida a esta columna de la autoría del apreciado colega Guillermo Romero Salamanca. A no dudarlo, está repleta de datos que, necesariamente, debemos saber.

SANTOS IRÁ A TODAS LAS MISAS DEL PAPA

     El presidente Juan Manuel Santos estará en las celebraciones litúrgicas que oficiará el Papa Francisco en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

     El mandatario recibirá al Papa el 6 de septiembre en el aeropuerto de Catam donde le rendirá honores como jefe de Estado y al día siguiente tendrá una conversación privada en el Palacio de Nariño y después lo despedirá en Cartagena.

     Se supo también que el presidente no hablará en ninguna de las

celebraciones, ni siquiera en la de Villavicencio donde se hablará sobre el tema de Paz y Reconciliación entre los colombianos y donde el Papa se reunirá con más de 6 mil víctimas de la violencia que ha azotado al país en los últimos 50 años.

MÁS DE 3 MIL PERIODISTAS PIDEN ACREDITACIÓN

     Hasta el momento, 3253 periodistas nacionales e internacionales han solicitado acreditación para el cubrimiento de la visita del Papa Francisco a Colombia.

     Agencias de prensa, canales internacionales de televisión y comunicadores de diferentes medios esperan esta semana la entrega de sus respectivas credenciales.

UNIMINUTO RADIO CON 150 EMISORAS

     Con la participación del propio rector de la universidad Minuto de Dios, el padre Harold Castilla Devoz, y los sacerdotes eudistas Germán Gándara, José Gregorio Rodríguez, Jorge García encabezarán la transmisión que Uniminuto radio hará sobre la visita del Papa Francisco a Colombia.

     El teólogo Víctor Rojas y el historiador Óscar Useche también estarán en la transmisión que comenzará el seis de septiembre a las 8 de la mañana.

     Para ambientar la visita, la emisora está transmitiendo pequeñas historias tituladas como ‘EmPápate’, en las cuales se cuentas momentos del Papa Francisco, aspectos de la Iglesia y desde luego de su visita pastoral.  

 Emisoras como Voces de Occidente de Buga, Catedral Estéreo de Zipaquirá, Radio Mil 500 de Santiago de Cali, Radio Mil 40 de Popayán y las de la emisora en el país se han unido a esta gran transmisión a la cual también se enlazarán estaciones de diferentes partes del mundo.

RUEDA DE PRENSA CON EL CARDENAL

     Este martes 15 de agosto el cardenal Rubén Salazar ofrecerá una rueda de prensa en la cual dará detalles sobre la visita del Papa.

     En el Palacio Episcopal, unos 150 periodistas le interrogarán además sobre los gastos de la visita y algunos aspectos de la agenda.

EL PAPA Y LA ACTIVIDAD ECONÓMICA Y EMPRESARIAL

     Con ocasión de la visita del Papa la universidad de La Sabana realizará el martes 22 de agosto, a las 6 y 30 de la tarde en el Metropolitan Club, una conferencia para conocer y reflexionar acerca de las posturas del Pontífice respecto a la actividad empresarial y a la economía de libre mercado. 

AÚN NO DEFINEN NOMBRES

     Periodistas de Caracol Televisión, Caracol Radio, RCN Televisión, La W, RCN Radio, Cristovisión y El Tiempo acompañarán desde Roma a Bogotá y luego de Cartagena hasta Roma al Papa.

     Tendrán dos ruedas de prensa en pleno vuelo y conocerán también algunos resultados de esta visita.

     Hasta el momento se ha confirmado a Néstor Pongutá de la W, Juan Carlos Ruiz de RCN y Daniel Tobón de Cristovisión. Los demás medios están a la expectativa para enviar a sus corresponsales.

EL PAPA A RUSIA

     Este 20 de agosto viajará a Moscú Pietro Parolín, Secretario de Estado para gestionar la primera visita de un Papa a Rusia.

     El secretario tendrá reuniones con Vladimir Putin y con el Patriarca Cirilo I, jefe de la Iglesia ortodoxa rusa.

LAS VISITAS INESPERADAS DEL PAPA

     ¿Qué haría usted si suena el timbre de su casa, abre la puerta y ¡zas!, quien está allí es el Papa Francisco, sonriendo, extendiéndole la mano para saludarlo y viéndole su cara de desconcierto?

     Tómelo con calma, salúdelo, si quiere —si quiere— le puede besar el anillo, se puede arrodillar si lo desea o, simplemente, decirle, “buenos días Papa Francisco”. Después puede pensar en llamar a los hijos, a los vecinos o preguntarse ¿dónde dejé el celular?, ¿qué le ofrezco? ¿Dónde carajos estará la biblia?

     Nada. Sólo escúchelo. Eso les ha pasado a decenas de personas en diferentes ciudades de Italia.

     No es común que el Obispo de Roma pase por las mismas oficinas del Vaticano, no lo habían hecho los anteriores pontífices, pero Francisco si ha realizado inesperadas visitas a organismos de la Curia. El 28 de abril del 2016 pasó, por ejemplo, por las sedes de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede y por la Secretaría para la Economía del Vaticano.

     También ha pasado por las estancias del Pontificio Comité de las Ciencias Históricas, la Congregación para la Educación Católica, la Congregación para el Clero, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, la Congregación para las Iglesias Orientales y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, según informó la agencia Gaudiumpress.

PERDONE LA MOLESTIA

     El periodista Ary Waldir Ramos Díaz cuenta en Aleteia los hechos de la no programada cita del Papa Francisco del 19 de mayo del 2017 con habitantes Stella Maris, una de las parroquias de Ostia, una zona de Roma que vive el contraste del bienestar y también de la marginación y la pobreza.

     “Las familias estaban informadas de que el día viernes en la tarde recibirían las visitas del párroco para la tradicional bendición de Pascua, no esperaban una sorpresa mayor: quien tocaba el timbre de la puerta en el lugar del párroco era el mismo Papa Francisco”, relató el periodista.

     “Perdón por la molestia, he respetado el horario de silencio para la siesta, ¿verdad?, decía el Pontífice, así como estaba escrito en el aviso de entrada de los apartamentos para mantener la sana convivencia y evitar rumores molestos. Charló con doce familias y les regaló un rosario.

ELLAS ESPERABAN UN PREDICADOR PARA SU RETIRO

     El 14 de marzo del 2017, el Papa Francisco dio una sorpresa a las hermanas de la Congregación de la Caridad de Santa Giovanna Antida Thouret: ellas esperaban al sacerdote que iba a predicar los ejercicios espirituales de Cuaresma, sin embargo quien tocó la puerta era el Pontífice en persona.

     No lo podían creer.

     Días después, con un poco de calma, publicaron en su portal: “el martes 14 de marzo, por la tarde, tuvimos la alegría de acoger entre nosotras al Papa Francisco. Rezamos y conversamos con él. Alabamos al Señor y le agradecemos por esta inmensa gracia que ha reservado para nuestra Congregación”.

CON LOS INMIGRANTES

     Quizá la experiencia que más sobrecogedora ocurrió en febrero del 2015. Se dirigía a la parroquia de San Miguel Arcángel en Roma y se salió del protocolo para ingresar a una barriada de inmigrantes. Cuando ingresó al patio, por así decirlo, los habitantes comenzaron a salir de sus casitas y miraban extrañados al hombre de 1.74 metros de altura, totalmente vestido de blanco que les saludaba. Fue una reunión sin programa: unos sacaban sus celulares y llamaban a sus vecinas, unas señoras no dejaban de mirarlo, otros sacaron a sus hijos para que los tocara y hasta a un bebé, al mirarle los cachetes le preguntó al papá: “Come bien, ¿eh?”.

     De un momento a otro le pidieron que les impartiera la bendición. “¿quiénes hablan español acá?” y en un gigantesco grito respondieron “todos, somos suramericanos”.

     Entonces el Su Santidad alzó su brazo derecho y dijo: “Vamos a rezar todos y a pedirle a Dios que nos proteja”. La oración se hizo unánime, entre el máximo líder espiritual de los católicos y unos desprotegidos: “Padre Nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, haga Señor tu voluntad así en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas…”

LA PALABRA QUE NADIE QUIERE PRONUNCIAR

     Cada día aparecen o se renuevan críticos contra las actuaciones del Papa. Aunque él sólo quiere hacer el bien, cualquier actitud es vista por los negativos y enemigos de la Iglesia y de su imagen para cuestionarlo.

     Si saluda a un presidente, es político. Si envía un rosario a un preso, está con él. Si mira a la derecha, es derechista. Si pide que se acabe la guerra en un país, es comunista. Si le lleva flores a la Virgen, malo, si no las lleva, también. Si abraza a un enfermo, grave, si no lo hace, pésimo. Si recibe a los inmigrantes en el mar es una actitud contra los extremistas. Si goza con los goles de San Lorenzo, los de River, lo odian. Si

sale de Roma le dicen que para qué se gasta dinero, si se queda allí, entonces entorpece la economía.

     Una palabra suya de aliento, un movimiento o una charla que tenga el Papa, de inmediato, personas inundan las redes con comentarios salidos de tono que lindan con la ignorancia y la grosería.

     Sin embargo, el Sumo Pontífice sigue adelante, no se inmuta, no le da temor, es valiente, acepta los comentarios y continúa en su lucha de hablar de misericordia. Sabe, eso sí, que millones de personas humildes, en el mundo entero, oran por la paz, por la Iglesia y por el Pontífice. Pero la palabra a cual todos hacen oídos sordos es “perdón”.

CUANDO HABLA DEL PERDÓN

     Una de sus grandes solitudes en sus conversaciones y escritos es buscar el perdón. Situación difícil para muchas personas.

     Lo dijo claramente el 13 de mayo del 2015, en la plaza del santuario de san Pedro. Las palabras más difíciles son “permiso, gracias y perdón”.

     Desde el 17 de marzo del 2013, cuando envió su primer mensaje con el Ángelus, el mundo comenzó a conocer su pensamiento sobre el perdón: “He elegido el nombre del santo patrono de Italia, San Francisco de Asís y esto refuerza mis lazos espirituales con esta tierra, de la que –como sabéis—es originaria mi familia. Pero Jesús nos ha llamado a ser parte de una nueva familia: su iglesia; esta familia de Dios, para caminar juntos por los caminos del Evangelio. ¡Que el Señor os bendiga y la Virgen os proteja! Y no os olvidéis de esto: El Señor no se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”.

TODOS TENEMOS ENEMIGOS

     Una de sus prédicas que más claro habló sobre el perdón fue el 20 de febrero del 2017.

     “Sean santos, porque Yo, el Señor su Dios, soy santo”. Y “sean perfectos como es perfecto su Padre celestial”. ¿Cuál es el camino para llegar a ser santos?”. Jesús lo explica con cosas concretas: Ninguna venganza. ‘Me la hiciste: ¡me la pagarás!’. ¿Esto es cristiano? No. ¿‘Me la pagarás’ no entra en el lenguaje de un cristiano. Ninguna venganza. Ningún rencor. Es el camino del perdón, de olvidar las ofensas”.

      “Perdonar en mi corazón. Es éste el camino de la santidad y esto aleja de las guerras. Pero si todos los hombres y las mujeres del mundo aprendieran esto, no existirían las guerras. No existirían. La guerra comienza aquí, en la amargura, en el rencor, en el deseo de venganza, de hacer pagar. Pero esto destruye a las familias, destruye amistades y destruye barrios”, dijo.

     “Dios es magnánimo. Dios tiene un corazón grande, que perdona todo, es misericordioso. Si Él es misericordioso, si Él es santo, si Él es perfecto, nosotros debemos ser misericordiosos, santos y perfectos como Él. Y ésta es la santidad”:

     “¿Nosotros rezamos por aquellas personas que están más cerca de nosotros y que nos odian o nos hacen el mal? ‘Eh, Padre, ¡es difícil, eh! Yo tendría ganas de acogotarlo, ¡eh!’. ¡Pero ora! Reza para que el Señor cambie la vida. La oración es un antídoto contra el odio, contra las guerras, estas guerras que comienzan en casa, que comienzan en el barrio, que comienzan en las familias… Piensen solamente en las guerras de las familias por la herencia: ¡cuántas familias se destruyen, se odian por la herencia!”.

     El 8 de septiembre en Villavicencio su prédica sobre el perdón se hará escuchar en todas partes y quizá les recuerde una vez más: “Pedir la gracia de no permanecer en el rencor, la gracia de rezar por los enemigos, de rezar por la gente que no nos quiere, la gracia de la paz. Les pido, por favor, que hagan esta experiencia: todos los días una oración. ‘Ah, éste no me quiere: pero Señor, te pido…’: uno por día. Así se vence, así iremos por este camino de la santidad y de la perfección”.

EN LOS ZAPATOS DEL PAPA FRANCISCO

     Muy pocas personas conocen los pies del papa Francisco. Uno de ellos es su fisioterapeuta y el zapatero Carlos Samaria, quien desde hace más de 40 años confecciona esos zapatos negros de amarrar.

     Se le ve caminar mal, por fortuna ahora no carga ese pesado maletín negro en cuero, donde llevaba sus discursos, sus apuntes y utensilios de primera mano.

     El 28 de septiembre del 2015, Federico Lombardi, portavoz en ese momento del Vaticano, le comentó a la prensa en la visita que hiciera a los Estados Unidos: “El Papa Francisco sufre de la cadera y es sometido a sesiones regulares de fisioterapia”, cuando le preguntaron  sobre la cojera del Sucesor de san Pedro.

     “El Papa sufre de problemas en el movimiento de sus piernas. Algunos días está mejor que otros. Durante un viaje como éste, (el de los Estados Unidos), en el que debe desplazarse a menudo, está un poco fatigado físicamente. Es normal. Pero felizmente duerme muy bien”, agregó Lombardi.

     El problema de su caminar se nota más cuando sube o baja escalones y, en algunas ocasiones, un secretario o un sacerdote le ayuda tomándole del brazo.

     La campana de alarma repicó el 28 de julio del 2016 en Czestokowa, Polonia, cuando tropezó y cayó en la celebración del 1.050 aniversario de la cristianización del país.

UNAS GALOCHAS

     Carlos Samaria guarda la horma 42/43 con la cual elabora los zapatos del Pontífice.

     Gaceta le preguntó: “¿cómo son los zapatos del Papa?”, el remendón contestó: “un corte sencillo, sobre becerro negro, capellada lisa, sin firuletes. Si uno agarra un zapato del Papa parece una galocha, sin adorno pero con cordones”.

     En Buenos Aires, galocha se le dice a un cubre calzado de plástico que evita que se moje con la lluvia. En Colombia se le conoce como chapín.

     Un mes después de su elección, el Papa Francisco llamó a su zapatero: “Hola Samaria. Habla Bergoglio”, a lo que el zapatero respondió sorprendido “Pero, ¿quién es?”, y el Pontífice respondió: “Samaria, soy Francisco, ¡el Papa!”.

     Tenía que saludarlo, no en vano habían pasado 40 años en conversaciones sobre diferentes temas. Le informó que no usaría los zapatos rojos de su cargo, sino que, por motivos de salud, seguiría con los mismos que había llevado a Roma.

CON CORDONES ANCHOS

     Los medios de comunicación lo buscaron para que contara más detalles sobre el nuevo Pontífice. “Él es un hombre muy bueno. Humilde como un pajarito. Él es un hombre que está muy cerca, siempre tocando la miseria humana”, dijo el dueño de Ortopedia Alemana en Buenos Aires.

     Samaria, en su momento, confesó intimidades del Papa Francisco, hasta del uso de sus cordones que deben ser “como Dios manda, como eran antes, amplios para que pueda mover los pies, porque necesita mover los dedos”.

     El zapatero lo conoció como rector del Colegio Máximo de san Miguel. “Entonces comencé haciéndole los zapatos. Cuando lo nombraron obispo, en la ceremonia donde se acuesta él en el piso, se veían los agujeritos en las suelas. Cuando fue cardenal, se puso los mismos zapatos; los quise cambiar y no quiso. Se puso los mismos zapatos, no los nuevos que se había hecho”, dijo Carlos a los periodistas.

LOS ZAPATOS DEL PESCADOR

     El jueves 22 de diciembre del 2016, los corresponsales del Vaticano, de diferentes partes del mundo, comentaban sobre las fotos que encontraron en Facebook del Papa Francisco comprado zapatos y preguntando por plantillas en la tienda de ortopedia “Fisioitop” en la Vía Gelsomino, en Roma.

     Son los zapatos que utiliza un servidor de la Iglesia, del sacerdote que iba a las barriadas para hablar de libertad, del obispo que oficiaba misas para un grupo de prostitutas y cartoneros del barrio Constitución de Buenos Aires, del hombre que se entristece al ver a los refugiados sirios cuando llegan a Lesbos, del ser humano que lava los pies a musulmanes, mujeres y niños en Semana Santa, del que se arrodilla ante la mirada atónica de presos en las cárceles y del Papa que camina con una Iglesia en busca de la misericordia de Dios.

LOS REGALOS MÁS CURIOSOS PARA EL PAPA

     Los presidentes, los invitados especiales o personas del común le hacen regalos a diario. Cada quien desea, a su manera, tener un detalle con el Papa Francisco.

     Si existiera un listado de los regalos más extraños o curiosos para el Papa Francisco, desde luego que lo encabezaría el crucifijo que le dio el presidente Evo Morales de Bolivia. Se trataba de una cruz y un martillo con un Cristo. Fue calificado como el Crucifijo del Comunismo. Además, ese 9 de julio del 2015, durante la visita que hiciera a ese país, el mandatario le entregó una condecoración no esperada y que no estaba en el libreto: la Orden al Mérito Luis Espinal Camps. Federico Lombardi, portavoz del Vaticano comentó después que el Sucesor de san Pedro no sabía de la ceremonia y que por lo general rechaza este tipo de honores.

UN PAR DE BURROS

     El 3 de diciembre del 2014 rebuznaron Thea y Noé, una pareja de asnos  de la empresa Eurolactis que proporciona leche de burra al hospital “Bambino Gesú” para ayudar con la supervivencia de niños prematuramente. El Papa Francisco le causó risa el curioso detalle.

EL OLIVO DE MESSI

     El 13 de agosto del 2014 Lionel Messi fue hasta el Vaticano, invitado por el Papa Francisco para celebrar un partido por la paz. Le llevó un olivo en su maceta y al día siguiente fue

plantado en el estadio de Roma. Esperaban que el Pontífice fuera e hiciera el saque de honor o estuviera entre los presentes, sin embargo, no asistió.

DOS MOTOS Y UNA CHAQUETA DE CUERO

     Harley-Davidson le regaló el viernes 14 de junio del 2013 dos motos y una chaqueta de cuero alusiva a los 110 años de la empresa.

     Cientos de motociclistas se tomaron la plaza de San Pedro, hicieron mucho ruido con sus motores y sus pitos, dieron vueltas por el lugar, espantaron a miles de palomas y le dejaron el recuerdo al Pontífice.

UN RENAULT CUATRO

     El 12 de septiembre del 2013, el párroco de Santa Lucía de Pescantina, en Verona, Renzo Zocca tuvo un gesto de desprendimiento: regaló su Renault 4 que había cuidado durante 30 años y tenía unos 300 mil kilómetros.

     El sacerdote de 69 años le escribió una carta al Papa ofreciéndole el vehículo. “Cuando se lo entregué, subimos al auto pero no tuve que explicarle casi nada porque el Santo Padre me dijo que en Argentina, él también usaba un Renault 4, un automóvil que nunca le dejó a pie”, dijo Roca a la agencia Aciprensa.

UN DRON CON BANDERA DE LA SANTA SEDE

     Un grupo jóvenes llegó el 30 de abril del 2015 hasta la Santa Sede con un dron. Los muchachos de un colegio Jesuita de Roma comentaron que el aparato representa “los valores de la tecnología al servicio del hombre y le propusieron que dedicara algunas horas a tomar fotografías aéreas del Vaticano.

UN BALÍGRAFO

     El presidente Juan Manuel Santos le entregó el 16 de diciembre del 2016 el balígrafo, un proyectil de ametralladora con el cual firmó con Rodrigo Londoño, “Timochenko”, máximo líder de las FARC, los acuerdos de paz en Cartagena.

     El balígrafo, además, lleva grabada la frase: “las balas escribieron nuestro pasado. La Paz, nuestro futuro”.

UN CD PARA EL PAPA

     La monja más famosa del 2014 fue sor Cristina Scuccia triunfadora de La Voz Italia. Su video “No One” tuvo más de 66 millones de visitas. “Sería un sueño para mí encontrarme con el Papa y entregarle la primera copia de mi disco y recibir su bendición”, comentó a la agencia DPA la religiosa ursulina.

     El 10 de diciembre del 2014, al terminar la Audiencia General, se produjo la reunión. Fueron segundos los que tuvo la hermana para entregarle su disco “Sister Cristina”.

EL ENCUENTRO CON SAN FRANCISCO DE BORJA

     Ocurrirá el 7 de septiembre. Después del saludo protocolario del presidente Juan Manuel Santos, con himnos de la Santa Sede y de Colombia y de una conversación de unos 20 minutos con el mandatario, el Papa Francisco saldrá del Palacio de Nariño por la carrera séptima, pasando por la mitad de las dos edificaciones del Congreso de la

República llegará a la Plaza de Bolívar, donde unos 23 mil jóvenes le darán la más grande ovación.

     Les impartirá su bendición e ingresará a la Catedral Primada de Colombia. En la puerta, el Capítulo Metropolitano de canónigos le dará la bienvenida y le presentará el agua bendita que estará en un acetre de plata —con el cual se recibían los virreyes en la colonia— y después besará la reliquia de la Santa Cruz que reposa en la Catedral.

     Unos 1.200 invitados especiales estarán en las tres naves y acompañarán al Papa Francisco en la entrega una ofrenda floral a la Imagen de la Virgen de Chiquinquirá, traída el 1 de septiembre, desde Boyacá bajo estrictas medidas de seguridad en un helicóptero.

     El Papa Francisco orará frente al lienzo por espacio de varios minutos.

     De allí pasará a un cuarto contiguo a la Capilla del Sagrario donde se reunirá con las personas que organizaron la visita a Colombia, les agradecerá el gesto e impartirá su bendición. En una mesa de madera, con mantel blanco estará el libro de becerro, donde se escriben los grandes acontecimientos de la Catedral desde 1574. Allí están los escudos y las firmas de los papas Paulo VI y Juan Pablo II. El Papa Francisco también firmará con la pluma que utilizara el Papa Pío IX cuando declaró la bula de la Inmaculada Concepción.

     Luego de una corta oración ante el Sagrario, saldrá por un corredor al Palacio Arzobispal y cuando suba las escaleras se encontrará con san Pedro, una escultura de los años 50 del siglo pasado del italiano Vico Consorti, el mismo que construyera la Puerta Santa de la basílica de San Pedro en Roma.

DE FRENTE CON SAN FRANCISCO

     En el segundo piso del Palacio Arzobispal se reunirá con los obispos de Colombia en un salón adornado con 27 cuadros de los siglos XVII, XVIII y XIX. Monseñor Juan Manuel Huertas, canónigo de la catedral explica la situación: “En 1948, en el bogotazo, el palacio Arzobispal fue incendiado con toda la historia de la conquista y la colonia y estos cuadros fueron recogidos el siglo pasado, de diferentes parroquias que los tenían en abandono y acá se han restaurado. Todos estos cuadros son catequesis, porque cuando fueron pintados, las personas no sabían leer y había que explicarles lo que sucedía”, agregó.

     El cuadro más grande es precisamente sobre la conversión de san Francisco de Borja, pintado por Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, el artista santafereño más famoso de la época colonial.

     San Francisco de Borja y Aragón fue el III General de la Compañía de Jesús, la misma del Papa Francisco. Aunque de niño deseaba convertirse en monje, su familia determinó casarlo con Leonor de Castro. Trabajó al lado de Isabel de Portugal, considerada como una de las mujeres más bellas de la época y así lo atestigua el pintor Tiziano, pero falleció a la edad de 36 años, hecho que causó una impresión tan profunda en la vida de Francisco, que la consideró 1539, como el año de su conversión.

     Quince días después de la muerte de Isabel de Portugal se descubrió el féretro y Francisco debió corroborar una vez más su identidad. Al ver descompuesto el rostro de la emperatriz dijo: “he traído el cuerpo de nuestra Señora en rigurosa custodia desde Toledo a Granada, pero jurar que es ella misma, cuya belleza tanto me admiraba, no me atrevo (…). Si, lo juro (reconocerla), pero juro también no más servir a un señor que se me pueda morir”.

     Unos años después falleció su esposa e ingresó a la comunidad de los jesuitas, donde lo nombraron como el III General de la Compañía. Organizó muchas misiones, estuvo atento a la contrarreforma y les pidió a los jesuitas, desde ese momento como norma general, hacer una hora de oración en las mañanas.

     El Papa Francisco, al ver el cuadro de Gregorio Vásquez Arce y Ceballos de seguro, lo contemplará y meditará sobre su vida religiosa.

     Unos minutos después saldrá al balcón para brindarles un caluroso saludo a los jóvenes que estarán esperándolo en la Plaza de Bolívar. Quizá les hable de san Francisco de Borja.