Cosas a saber con motivo de la visita papal

Nota del director: Desde la actualización 109 y hasta después de la visita papal, El Muelle Caribe da y dará cabida a esta columna de la autoría del apreciado colega Guillermo Romero Salamanca. A no dudarlo, está repleta de datos que, necesariamente, debemos saber.

TIEMPOS DE AUSTERIDAD

     El Vaticano cortó en este verano del 2017 el agua de sus fuentes, tanto en la plaza de San Pedro como en el resto del pequeño Estado. El anuncio se conoció también por la grave sequía por la que atraviesa Italia, donde diez regiones han pedido que se les declare en “calamidad”.

     Ante la situación, en la Santa Sede se tomaron urgentes medidas y luego los medios de comunicación han dicho que se pretende, también, estar "en sintonía con las enseñanzas del papa Francisco, que en la encíclica Laudato Si recuerda que la costumbre de malgastar y tirar ha alcanzado niveles inauditos".

     “El agua potable y limpia representa una cuestión de importancia principal, porque es indispensable para la vida humana y para sostener los ecosistemas terrestres y acuáticos", escribió el Papa en la Encíclica.

SUS EJEMPLOS DE AUSTERIDAD

     Cuando en marzo del 2013 fue nombrado como Pontífice vinieron sus primeras acciones sobre austeridad. Primero, quiso tomar el nombre de Francisco, santo que vivió en pobreza y luego pidió que le dejaran vivir en la Residencia de Santa Marta, donde podría ahorrar más en los gastos de la Santa Sede.

     Les solicitó también a sus compatriotas y familiares que no realizaran viajes para su posesión y que más bien donaran ese dinero a organizaciones de caridad.

     Su austeridad se conoció desde el primer momento. No se colgó al cuello la cruz pectoral de oro pontificia, sino que empleó su crucifijo de siempre, que aún porta, con la imagen del buen pastor reflejada en él.

     Cuando era obispo de Buenos Aires se le recuerda como un viajero de metro y autobús para llegar a los sitios donde desarrollaba su misión pastoral.

ES NECESARIA LA AUSTERIDAD

     Después de su viaje a Brasil, en una improvisada rueda de prensa con los periodistas que le acompañaban en el avión aclaró: “No podría vivir solo en el palacio, no es lujoso. El apartamento pontificio no es tan lujoso, es amplio y grande, pero no lujoso. Pero yo no puedo vivir solo o con un pequeño grupito. Necesito a gente, encontrarme con la gente, hablar con la gente”.

     “Cada uno debe vivir como el Señor le pide que viva. La austeridad, una austeridad general creo que es necesaria para todos, para todos los que trabajamos en el servicio de la Iglesia. Hay muchas tonalidades de austeridad, cada uno

debe buscar su camino”, indicó en aquella oportunidad.

UN VIAJE DE TRANSPARENCIA

     Para su viaje a Colombia ha solicitado varias veces austeridad y transparencia en los gastos que se realicen, según ha manifestado monseñor Fabio Suescún, coordinador de la visita pastoral.

     Desayunará, cenará y dormirá en la Nunciatura Apostólica, con las mismas condiciones de todos los que viven allí. De igual forma, ha pedido que sus almuerzos en Villavicencio, Medellín y Cartagena sean los más austeros posibles.

¿CÓMO DESCANSA EL PAPA FRANCISCO?

     En Europa es tiempo de descanso. Miles de personas buscan las playas del Mediterráneo, para sumergirse un rato en el mar y reposar en las arenas. Otros buscan las montañas para aliviar las altas temperaturas. En estos días de verano, los termómetros italianos señalan más de 32 grados centígrados.

     El Papa Francisco prefiere quedarse en Roma y trabajar.

     Juan Vicente Boo, corresponsal en El Vaticano del diario ABC de Madrid cuenta que, en agosto del 2014, en la rueda de prensa de regreso de su viaje a Corea del Sur reveló el Papa que “la última vez que tomé vacaciones fuera de casa fue en 1975. Desde entonces las tomo —¡de verdad! — en mi hábitat. Cambio de ritmo, duermo algo más, leo cosas que me reposan, escucho algo de música, rezo más… Y todo eso me descansa”.

     Por estos días y hasta después de su viaje a Colombia no celebra la Santa Misa en la capilla de Santa Marta con invitados especiales ni fieles de Roma.

UNA LEVANTADA SIN DESPERTADOR

     El mismo Juan Vicente Boo cuenta cómo es una jornada diaria del Papa Francisco: Se levanta —sin necesitad de despertador— a las cuatro de la mañana. Se asea, mira los “cifrados” urgente que hayan llegado por la noche desde las nunciaturas de países en crisis, reza las primeras oraciones del día y prepara la homilía para la misa de las siete de la mañana, a la que asisten fieles de a pie de las parroquias de Roma”.

     Luego vienen numerosas reuniones particulares, la audiencia de los miércoles y el Ángelus de los domingos ante unas cien mil personas.

     En estos días de “encierro” controlado en su hábitat, el Papa Francisco escribe los diferentes discursos que pronunciará en su visita a Colombia donde hablará de paz, reconciliación y perdón.

VISITA A SUS AMIGOS

   Otra forma que tiene el Papa Francisco para descansar es visitar a sus amigos. En julio de 2014, por ejemplo, fue

hasta Caserta, al sur de Italia, a celebrar una misa ante santa Ana, pero también pasó el lunes 28, con uno de sus grandes amigos: el pastor evangélico pentecostal Giovanni Traettino, a quien conoció en el 2006 en una jornada de oración entre católicos y evangélicos en el Luna Park, en Buenos Aires.

     Nació una amistad y desde cuando el Papa vive en la casa de Santa

Marta, el pastor lo visita al menos una vez al mes.

UN REPOSO EN LA CÁRCEL

     El 25 de marzo de este año se trasladó a Milán y allí estuvo en la cárcel de San Vittore donde dialogó con algunos presos, almorzó con otros y después hizo siesta de una media hora en la habitación que el capellán tiene allí como oficina.

     Luego de estas reuniones se trasladó hasta el Parque de Monza donde celebró la Santa Misa.

NUESTRA FATIGA ES PRECIOSA A LOS OJOS DE JESÚS

     El 2 de abril del 2015, en el Vaticano, ante un grupo de sacerdotes explicó: “Sucede también que, cuando sentimos el peso del trabajo pastoral, nos puede venir la tentación de descansar de cualquier manera, como si el descanso no fuera una cosa de Dios. No caigamos en esta tentación. Nuestra fatiga es preciosa a los ojos de Jesús, que nos acoge y nos pone de pie: «Venid a mí cuando estéis cansados y agobiados, que yo os aliviaré». Cuando uno sabe que, muerto de cansancio, puede postrarse en adoración, decir: «Basta por hoy, Señor», y rendirse ante el Padre; uno sabe también que no se hunde, sino que se renueva porque, al que ha ungido con óleo de alegría al pueblo fiel de Dios, el Señor también lo unge, «le cambia su ceniza en diadema, sus lágrimas en aceite perfumado de alegría, su abatimiento en cánticos».

14 KILÓMETROS DE BENDICIONES

     El 6 de septiembre el Papa, a pesar de un extenso viaje, se subirá en un incómodo papamóvil y recorrerá más de 14 kilómetros por la calle 26, conocida también como la avenida de Eldorado, repartiendo bendiciones y saludos.

     Es muy posible que burle el protocolo y las medidas de seguridad para besar a unos cuantos niños, saludar a unas monjitas de clausura, abrazar a algún enfermo, preguntar por alguna edificación o reírse por las espontaneidades que habrá.

     Jóvenes de colegios y universidades estarán con sus cantos y gritando las arengas que vendrán como “Bienvenido Papa Francisco”, “Francisco, Francisco, te quiere todo el mundo”.

     Será un día de alegría para Colombia.

UN PARQUE APRETUJADO

     La alcaldía de Bogotá estaba acostumbrada a los festivales de verano y de rock en los cuales reunía máximo a unas 30 mil personas, pero con las dimensiones de las visitas de peregrinos de otras ciudades del país y de municipios de los departamentos vecinos, consideraron que sólo podrán ingresar 550 mil personas, lo que equivaldría que una ciudad como Palmira se congregara en un parque.

     Las personas que irán ese 7 de septiembre al famoso parque, donde antes estuviera Paulo VI y que por tal motivo levantaran lo que se denominó como El Templete, con una primera piedra traída desde Roma, saben que estarán en una misa y que irán juiciosos, confesados y rezando. Se someterán a los 10 segundos de requisa y proseguirán callados al lugar donde se les indique.

     Todo es cuestión de orden y de acatar las indicaciones de los organizadores.

CENTROS COMERCIALES, TEATROS Y SALONES PARROQUIALES

      Para quienes no alcancen a ingresar al parque, centros comerciales ya están organizando salones con pantallas gigantes para que los fieles no pierdan detalle alguno. Se acondicionarán teatros y salones parroquiales también están a disposición.

     Además, canales de televisión como EWTN les llegará con sus mensajes a más de 140 millones de personas en el mundo entero a través de las señales satelitales. Caracol, RCN, Canal Capital, Canal Uno, también tendrán sendas señales.

     Cristovisión, canal oficial de la iglesia católica hará un cubrimiento especial y sus periodistas acompañarán al Pontífice en los vuelos tanto de venida como de regreso.

CON LA RUANA AL HOMBRO

     Julio Ramón Cristancho Fagua es el tejedor más famoso de Boyacá. Se le recuerda porque en el 2007 registró en el famoso libro de los Guinnes Récords la ruana más grande del mundo. Medía 35 metros de larga por 25 de ancha, tejida en pura lana de oveja y gracias a su capacidad de urdir y tramar con lanzaderas de madera, hizo famoso a su pueblo natal, Nobsa.

     También se inventó la ruana rosada, en homenaje a Nairo Quintana por sus triunfos en Italia.

     Julio Ramón tiene ahora un sueño: entregarle al Papa Francisco la “ruana de la paz”. “Es una tejedura con finos bordados, una paloma y una dedicatoria”, explica. De seguro él la llevará a Roma para soportar los próximos inviernos.

LAS CARCAJADAS DEL PAPA

     Samuel Langhorne Clemens, escritor y humorista norteamericano conocido en el mundo de la literatura simplemente como Mark Twain y famoso por sus libros como “El Príncipe y el mendigo”, “Las aventuras de Tom Sawyer”, “Un yanqui en la corte del Rey Arturo” y “Las aventuras de Huckleberry Finn”, decía que “la raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa”.

     De los últimos papas hay unas características especiales. A Paulo VI la gente lo quería ver, a Juan Pablo II las personas querían escucharlo, a Benedicto XVI desean leerlo y a Francisco lo quieren tocar. Es, en definitiva, un Papa cercano, que mira a los ojos y que ofrece su amistad.

     Unos días después de su elección, los periodistas encontraron a un nuevo Pontífice que contaba historias con un fino humor. Contó, por ejemplo, que algunos cardenales en el Concilio le aconsejaban que se llamase Adriano, en honor a Adriano VI, reconocido

como el Papa “reformista”. Pero también los hizo reír cuando les reveló que le habían dicho que se pusiera Clemente XV, como una forma de vengarse de Clemente XIV, quien “suprimió nada menos que a la Compañía de Jesús”.

     Desde ese momento, el mundo se dio cuenta de las carcajadas del Papa Francisco.

LOS NIÑOS LE HAN HECHO REÍR BASTANTE

     El 31 de octubre del 2013, Carlitos, un niño colombiano burló la seguridad del Pontífice y se subió al estrado. Se sentaba en la silla papal, caminaba por el escenario, sin que nadie le dijera nada. Era la primera vez que ocurría una escena de este tipo en las audiencias y cuando los guardas lo quisieron bajar, simplemente se aferró de la pierna del Papa, quien no tuvo otro remedio que reírse y dejarlo a su lado hasta terminar la reunión.

     Cuando el sucesor de san Pedro visitara a los Estados Unidos, en Filadelfia, recorrió las calles saludando e impartiendo la bendición y en una esquina divisó a una pareja que alzaba a su hija. Doménico Giani, su escolta, se les acercó y cargó a la niña que estaba vestida con un traje blanco y con un sombrero puntiagudo, simulando una mitra papal. El Pontífice no paraba de reír y se le conoció una gigantesca carcajada.

     En marzo de este año, en Roma saludó a una

pequeña, la cargó y la besó. La niña no tuvo inconveniente en arrebatarle el solideo y al Papa le causo tremenda risa.

UNA CONTAGIOSA RISA

     En Filipinas, unos 2.000 religiosos —obispos, sacerdotes y monjas— le demostraron cuánto lo estiman, provocando una risa colectiva en la misa que se celebraba en la catedral de Manila.

     Cuenta Marta Jiménez, periodista de Aciprensa, que “el Papa Francisco comenzó su homilía –en inglés--, con la pregunta que Jesús le hace a Pedro según el Evangelio: “Do you love me? (¿me amas?), dijo el Santo Padre. Acto seguido y de manera imprevista todos los presentes respondieron al unísono con un prolongado “¡Sí!”. El Papa comenzó a reír y de manera fraterna les hizo esta aclaración: “¡Muchas gracias! ¡Pero estaba leyendo las palabras de Jesús!”.

UNA GIGANTESCA CARCAJADA

     El 30 de marzo de este año, Greg Burke, portavoz del Vaticano, publicó lo sucedido en el encuentro con Justin Welby, primado de la Iglesia anglicana.

     El video y las fotografías se hicieron virales en redes sociales, donde se ve al Papa riéndose a carcajadas por el chiste del arzobispo inglés.

     "¿Sabes cuál es la diferencia entre un estudioso de la liturgia y un terrorista? Con el terrorista se puede tratar", le dijo el arzobispo Welby al Sumo Pontífice; quien estalló en risas en medio de la reunión.

60 OBISPOS LATINOAMERICANOS SE REUNIRÁN CON EL PAPA

     Además de proponer líneas pastorales para desarrollar en Latinoamérica y el Caribe, otros temas como Venezuela, la corrupción y la pobreza en la región, el posconflicto colombiano, los diálogos con el ELN se tratarán en la reunión del CELAM y el Papa Francisco en su visita a nuestro país.

     El 7 de septiembre, después de la visita protocolaria al presidente de la república, de la oración ante la Virgen de Chiquinquirá y de las palabras que les dirigirá a unos 23 mil jóvenes que se congregarán en la Plaza de Bolívar, el Pontífice emprenderá camino a la Nunciatura Apostólica donde almorzará, dialogará y recibirá informes del Concejo Episcopal Latinoamericano, CELAM.

     Este organismo de comunión, reflexión, colaboración y servicio de la iglesia católica fue creado en 1955 y atiende a las 22 Conferencias Episcopales que se sitúan desde México hasta el Cabo de Hornos, incluyendo el Caribe y las Antillas. El actual presidente es el cardenal colombiano Rubén Darío Salazar.

LOS OBISPOS QUE VENDRÁN

     En septiembre, unos 60 obispos de la región y que tienen cargos directivos en el CELAM se reunirán con el Papa Francisco.

     Entre quienes estarán figuran el Cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá y Presidente del CELAM, junto a Mons. Carlos María Collazzi Irazábal, Obispo de  Mercedes (Uruguay) Primer Vicepresidente; Mons. José Bellisário da Silva, Arzobispo de São Luis do Maranhão (Brasil), Segundo Vice Presidente; Mons. Juan Espinoza Jiménez, Obispo Auxiliar de Morelia (México), Secretario General; el Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuán, Obispo de David (Panamá), Presidente del Consejo de Asuntos Económicos y el padre Leonidas Ortíz Losada, Secretario General Adjunto.

EL SANTO PROTECTOR DEL PAPA FRANCISCO

     Cuando monseñor Jorge Bergoglio asumió el Pontificado 266 de la Iglesia Católica pidió un gran favor a sus amigos de la oficina de la Arquidiócesis de Buenos Aires: que le enviaran a Roma la imagen de san José durmiendo.

     La encomienda sufrió un accidente: se desprendió la cabeza del cuerpo y entonces el Papa Francisco buscó a un carpintero para que le compusiera el desperfecto. A los pocos días, ya tenía sobre su escritorio a la imagen que representa al personaje de la Sagrada Familia, con un vestido pintado de verde oscuro y rojo y que se conserva en su habitación 201 de la Casa de Santa Marta.

LA REVELACIÓN

     Durante su viaje a Filipinas en enero del 2015 reveló uno de sus secretos: “Yo quiero mucho a San José porque es un hombre fuerte de silencio. En mi escritorio tengo una imagen de San José durmiendo y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, lo puede hacer, lo sabemos”.

     “Cuando tengo un problema, una dificultad escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por este problema”, añadió en su explicación en Filipinas.

      “Del mismo modo que el don de la sagrada Familia fue confiado a san José, así a nosotros se nos ha confiado el don de la familia y su lugar en el plan de Dios. Lo mismo que con san José. A san José el regalo de la Sagrada Familia le fue encomendado para que lo llevara adelante. A cada uno de ustedes, y de nosotros, porque yo también soy hijo de una familia, nos entregan en plan de Dios para llevarlo adelante. El ángel del Señor le reveló a José los peligros que amenazaban a Jesús y María, obligándolos a huir a Egipto y luego a instalarse en Nazaret”, explicó el Papa en aquella oportunidad.

SU SANTO PROTECTOR

     San José siempre ha estado al lado del Papa Francisco. La parroquia de Flores, donde vivió su niñez está dedicada al santo protector.

     Cuando tenía 17 años descubrió allí su vocación sacerdotal luego de hablar con el padre Carlos Duarte Ibarra.

     El 19 de marzo del 2013 el pontificado de Francisco fue encomendado al cuidado de san José.  “doy gracias al Señor por poder celebrar esta Santa Misa de comienzo del ministerio petrino en la Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María y patrono de la Iglesia universal: es una coincidencia muy rica de significado”, dijo en su homilía.

     El 5 de julio de 2013, Francisco dedicó el Estado de la Ciudad del Vaticano a San José y a San Miguel Arcángel. “Que su presencia nos haga aún más fuertes y valientes en dejar espacio a Dios en nuestra vida para vencer siempre el mal con el bien. Pidámosle que nos proteja, nos cuide, para que la vida de la gracia crezca cada día más en cada uno de nosotros”, comentó.

ALTA PREOCUPACIÓN POR VENEZUELA

     El 8 de junio, motivados por los resultados de más de dos meses de manifestaciones y represiones en Venezuela y en ese momento con más de 70 fallecidos, centenares de detenidos y miles de personas afectadas, la Conferencia Episcopal de Venezuela se reunió en Roma con el Papa Francisco.

     En numerosas ocasiones el Pontífice ha llamado al cese de la violencia en ese país y en el Ángelus del 30 de abril pidió negociaciones a la crisis.

     En la reunión de septiembre los prelados tendrán ya resultados de las votaciones por una constituyente que ha pedido el presidente Nicolás Maduro, pero también hablarán sobre la gigantesca migración que ocurre en el vecino país, el desempleo, el desabastecimiento y la inseguridad social.

REUNIÓN CON CATÓLICOS EN CARGOS PÚBLICOS

     En mayo de este año, en El Salvador, donde se llevó a cabo la más reciente Asamblea Ordinaria del CELAM, monseñor Rubén Salazar manifestó que a principios de diciembre se llevará a cabo en Bogotá un encuentro con católicos que desempeñan cargos públicos.

     “Con la CAL, trabajamos muy en llave porque somos dos organismos relativamente cercanos y casi iguales en los propósitos, que es apoyar la Iglesia en AL y El Caribe. Trabajamos en cómo organizar un encuentro que tendrá lugar en los primeros días de diciembre, con los católicos que tienen responsabilidades públicas, especialmente en el campo político. Un encuentro a realizarse en Bogotá, que estamos preparando con mucho cuidado porque será como el primero de esta naturaleza que se realice en América Latina”, manifestó monseñor Salazar.

TODOS QUIEREN VER AL PAPA

     A diferencia de Villavicencio, donde hay una extensa y dócil llanura, Medellín con un aeropuerto con una capacidad para reunir a más de un millón de personas y Cartagena con un gigantesco puerto, Bogotá no posee patrones ni mangones de las dimensiones que exigen la presencia de la visita del Papa Francisco.

     Entre 7 y 8 millones de personas se congregaron en Manila en enero del 2015 para acompañar al Pontífice en su celebración eucarística. En Río de Janeiro asistieron más de 3 millones de jóvenes a la playa de Copacabana para escucharle. En México hubo reuniones con más de 2 millones de católicos.

     Es, al fin y al cabo, es el líder espiritual de 1.250 millones de católicos en el mundo entero.