Eco a lo que dice...

A muelle.caribe@gmail.com

     De: Eduardo Rafael Berdugo Cuentas <eduardoberdugoc@hotmail.com>:

CONTACTO INICIAL MEDIANTE UN POEMA AL VIEJO MUELLE

Crepitante pasado

Altas y saladas olas
dieron sentido a tu existencia,
fuertes y embravecidas luego
cobraron en ti la desidia.

Largo y firme tu cuerpo
de pecho se adentró al mar,
por ser de muchos sustento
se cuarteó cansado de andar.

Tu talle de duro concreto
el olvido no resistió,
se quebró en mil estallidos
descoloridos por el desuso.

Ya la luna no encuentra

como tu cuerpo besar,

ya no hay caliente brillo
para con el sol coquetear,
ni siquiera las gaviotas
pueden en ti reposar.

El férreo costillar de tu torso
débil y expuesto se ve,
tu concreta masa corporal
espuria grita de dolor;
el recuerdo de tu fortaleza
es ahora diluida espuma.

¡Ay! Anciano muelle,
sin dignidad ni remedio,
ahogado terminaste en el mar.

DIOS NO CREÓ AL HOMBRE PARA PISOTEAR

     De: Mileidys Esther Ramírez Pacheco <mimariana192203@hotmail.com>
     Buenas tardes... Es hermoso o me siento llena de orgullo cuando escucho el himno de mi país: se me llena la piel de bolitas y me cae un cosquilleo, ¡hasta se me llenan de lágrimas los ojos! Somos un país con muchas riquezas, una de ellas nosotros los humanos, pero es lo que menos valoramos. Entre más poder tengo, mejor estoy ante los demás, por eso aquellos que están en el ‘PODER’ nunca van a bajar su mirada para usar los zapatos de los demás. A lo mejor sería bueno que nos pase lo de Venezuela, porque, aunque ahora no estamos padeciendo como ellos, de nuestros hermanos vecinos tenemos que aprender. Dios NO creó al hombre para pisotear, lo hizo para esparcir amor, una palabra tan corta —AMOR—, pero con un significado tan amplio… Si nos amaramos unos a otros, nos doliera ver tanto sufrimiento, tanta carestía y falta de oportunidades.

MENSAJE DE EDGAR A JOSÉ JOAQUÍN

     De: Edgar Awad <edgarawad2015@gmail.com>: Que buena pluma don José Joaquín Rincón Chaves escribes como los dioses nos toma entre sus pluma y va mostrando esas imágenes como si fuéramos vivos espectadores de esa vida romántica que se vivía en el muelle de Puerto Colombia en los años dorados para muchos marinos en ese bello pueblo de mediados del siglo XX.
     Gracias por su Novela, es usted un gran escritor, Un abrazo Maestro.

¿REVISTA O GAZETA? ¡MARAVILLOSA!

     De: Miguel Miranda <albaymiguel@hotmail.com>: Deseo felicitar por tan maravillosa revista o Gazeta. Bendiciones.

SIN FALSAS MODESTIAS… ¡MAMOLA!

     José Joaquín Rincón Chaves: Gracias por esa carga de emociones. A partir de Mizar que, reconozco, no había leído, me ensimisman sus poemas que te sitúan entre el cielo y el abismo. ¿Quién no se desorienta como ese delfín saltando en las arenas del desierto, ante la desnudez de la mujer deseada? La muerte del bardo y el nacimiento de La ConSe, parida entre montones de un arroz oriental, provocan sentimientos encontrados. El maestro arahuaco que hace un año partió hacia lo ignoto, y la alta morena, tan alta como sus Montes de María, que llega para arrobarnos con sus piezas, retrato del barrio y sus falencias, traídas con una sonrisa eterna y una rabia que enerva. Ramírez Campo, quien, con cifras frías, relata el abandono de la educación y la cultura, de las mentiras de gobiernos de turno, que con frases rimbombantes venden la idea de ser filósofos griegos, de utópicas fantasías. Y cómo el pueblo compra este humo que se esfuma en la

niebla. La narración de la pobreza en los cerros y cómo llevar comida a bebes en la madrugada, por un periodista en papel de ángel de salvación, que hace José Orellano, muestra que, en la capital, no todo brilla, solo la luz de la esperanza. La ciudad Macondo, soñada por García Marquez, tiene modos de hacerse realidad, pero debemos conocer cómo se podrá construir; Jorge Agudelo nos entrega pistas. Vuelve el Pájaro Loco a picar en el árbol de los recuerdos y se nos viene con las pedreas del Codeba, sus conquistas de imitador de Einstein y el resonar de la voz de Marcos Perez, en homenaje

a cierto amigo, su padre, el gatico Awad Blanco. Y el desmemoriado de Jaime Romero, haciendo un 

análisis inteligente de los smart-phone y de la lentitud de Telecom y del telegrafista de Aracataca. Toda una retacada de Orellano Niebles, que embocó desde el 1 hasta el 15 como en los billares del American Bar. Un Muelle Caribe que no se puede derrumbar por abandono. Adelante José....

     Jose Orellano: JJ: Literalmente le robo unas palabras al poeta Luis Mizar (andar al lado de él las calles de Valledupar, por seis meses, solo por seis meses, era caminar por alfombras de fina ironía poética y reluciente tejido de amistad), para responder a tu comentario: “Lo tomo con mucho alborozo espiritual y hace que el hombro mío cargue más responsabilidades, consciente de que nací para algo…”. Palabras que acabo de publicar en El Muelle Caribe. ABRAZO, JJ.

     Edgar Awad V: Gracias por tus palabras siempre quedo corto al contar a tantos señores del periodismo Colombiano que Dios me ha dado el gusto de tratar y conocer, siempre con mi memoria de elefante guardo en archivos neuronales las imágenes y recuerdos de esa gran familia los amigos de Fernando Awad Blanco, que yo abusiva mente trato de sacarles lecciones de redacción, se que me falta mucho. Tu experiencia es infinita tu pluma es clásica y una cátedra de literatura. Solo te puedo decir gracias maestro, cada tilde que publicas es una clase para mi que humildemente acato.

Ustedes los dos Josés les estoy muy agradecido por su apoyo con mis pequeñas notas, donde plasmo recuerdos que me han trasnochado por años y solo este año me atreví a saltar al agua, estos meses aprendiendo y agachando mi orgullo y manías al hablar para contar la vida y anécdotas. Un abrazo apretado a los dos Josés.

     María de los Ángeles: Felicitaciones por tu labor titánica de periodismo; recopilando,seleccionando y difundiendo cultura para nosotros tus lectores que nos permite el viaje del tren que no se puede tomar, como diría el gran Croisset. Un fuerte abrazo mi gran amigo.

     Moisés De la Cruz: Gracias querido amigo.

     Víctor Hugo Vidal: Como siempre, el Muelle Caribe interesante y variado, de todo y para todos. Gracias José Orellano por mantenernos informados y al día. Un abrazo desde la capital del realismo mágico.

     Edwar Awad V: José gracias por tu revista, un gran regalo, Gracias por la publicación siempre listo a colaborar. Esta edición es muy buena.

     Miguel Antonio Castro Thomas: Arriba jose

     Sersqintegramos SQ: Muy importante el periodismo imparcial y que hable la verdad. Me gusta.

     Lina Esther Rojas Moreno: Adelante mi José buenos momentos leer tu muelle Caribe gracias muchas gracias

     Juan Carlos Rueda Gómez: Gracias por ese cargamento semanal que traes a la red a través de tu ya gigantesco muelle. Que siga llegando tu barco con tan buen material.

     Armando Zambrano: Yo también, jose, estaré. GRACIAS. LO NECESITAMOS. LISTO -afilando el lente visor .

     Miguel Fernando Sánchez Vásquez: Por tu tenacidad, yo te re-bautizo: JOSE "APÓSTOL" ORELLANO. Un gran abrazo, Jose...!

     William Rochel Cueto: Del muelle de cemento al muelle de papel. Felicitaciones.

     Carmen Rodríguez: Gracias José Orellano por deleitarnos con tus notas

     Hermes López Deluque: Excelente edición. Se nota el profesionalismo y el compromiso de llegarle a los lectores con artículos agradables. Felicitaciones hermano.

ENTRE RAMIRO Y J. J.

     Ramiro Díaz Romero: Qué síntesis JJ. Metiste todo en una sola parrafada. Bárbaro. Por respeto a José Orellano lo voy a leer, pero te cuento, uno con solo leer o escuchar un titular le basta para saber de que se trata. Me acuerdo de mi época de novato periodista trabajando para Marcos Pérez Caicedo. Aníbal Consuegra, me tenía fregado, con sus salideras a la tienda a tomarse un supuesto tinto, y no era otra cosa que desplumar y partirle el pico al águila. Yo tenía que hacer una parte de los titulares de la emisión mañanera. Había que rebuscar noticias o actualizar algunas en la noche. 
     Tenía uno que meter ‘refritos’ y actualizar una noticia, dándole vueltas. 
     En un titular está todo. O en un texto introductorio. Un lead. Hay que tener capacidad de síntesis y saber enamorar con el texto sin tener esa enfermedad Llamada ‘Síndrome de la Chiva’.
     Te felicito José Joaquín por resumir de manera impecable éste Muelle Caribe que ya circula en línea por los consulados colombianos. Por lo menos está amarrando los cables a las bitas de los puertos del norte.

     José Joaquín Rincón Chaves: Ramiro: Agradecido por tu comentario. Y nos complace ser agentes consulares de Muelle Caribe. El mérito completo es de José Orellano.