La Columna Cultural

     Este jueves, 23 de noviembre, a las 6:00 de la tarde en el Museo Bibliográfico Bolivariano de la Universidad Simón Bolívar, fue presentado el libro con 310 páginas de contenido cuyo título es el mismo que hoy lleva esta columna cultural del periódico El Muelle Caribe. Realizó la presentación del libro y de su autor doctor Carlos Rodado Noriega, el doctor en arquitectura urbana Ignacio Consuegra Bolívar, quien habló sobre apartes del libro y de su autor.

     Posterior a la inicial presentación intervino con su extensa pero interesante conferencia el autor, nacido en Sabanalarga (Atlántico), profesional con dos carreras y doctorados, la de ingeniero civil y la de economista. Y como bien lo mencionó su presentador arquitecto Consuegra, pocos literatos e historiadores como Carlos Rodado Noriega han ostentado 

han ostentado el ejercicio de altos cargos directivos y de honores como él, desempeñados tanto en el sector público y privado, pasando por el de Ministro de Energía y Minas de Colombia; por el de Gobernador del Atlántico y embajador en España y Argentina. El más reciente nombramiento por él aceptado es el de presidente de la nueva Academia de Estudios del Caribe, cuya ceremonia de firma del acta constitutiva por sus fundadores se realizó el jueves 16 de este mismo mes en el Museo de Autores Costeños de la Universidad Simón Bolívar, donde estuvieron presentes los demás miembros de número y también fundadores de dicha institución de carácter cultural autónomo.

     Todos esos cargos los ha desempeñado con altura y humanismo; sin embargo, la historia y la lingüística son dos disciplinas que lo han apasionado, permitiéndole escribir sobre varias ramas del saber que vela por la corrección gramatical y sintáctica del castellano. Por ello, cuando fue constituyente del 91 participó con gran ahínco en la redacción de muchos artículos de la nueva Carta Política de Colombia. Como escritor, tiene a su haber el libro titulado ‘El alegato de la Costa’, y es coautor junto con su esposa Elizabeth Grijalba del libro ‘La Tierra cambia de piel. Una visión integral de la calidad de vida’.

     Este libro titulado ‘La formación de la LENGUA ESPAÑOLA y su evolución histórica’ es prueba de su pasión por el buen escribir y fue, precisamente, escrito por él para ser presentado durante su posesión como Miembro Académico Honorario de la Academia Colombiana de la Lengua ante los miembros de número y correspondientes en

ceremonia oficiada el 12 de octubre de 2017 cuando tomó posesión de ese alto

Ignacio Consuegra Bolívar presenta el más reciente libro del exgobernador, exministro y exembajador Carlos Rodado Noriega.

nombramiento honorífico.

     Como el libro es de gran volumen para el lector en una sola entrega, se extraen aquí apartes interesantes de dos capítulos; el primero, del XXVII, dedicado a El Romanticismo; el segundo, del XXVIII, a Tres grandes filólogos americanos.

EL ROMANTICISMO, UNA FORMA DE ENTENDER LA VIDA

     “El siglo XIX despuntó con ansias de libertad y con ímpetus de rebeldía contra formas tradicionales que obstaculizaban el pensamiento libre y el trato digno que los seres humanos merecen tener en la esfera política y social. Eso fue así no solo en España sino en América donde los criollos también tenían razones para justificar su rebelión…”

     Y continúa escribiendo Rodado (p:234): “La oratoria, la prosa y la poesía se contagiaron del espíritu libertario y aparecieron en el idioma palabras nuevas o antiguas con un nuevo significado político. La palabra revolución amplió su acepción y empezó a utilizarse con el sentido de revuelta popular. Un alud de expresiones penetró en el lenguaje del pueblo, que empezó a familiarizare con ellas: libertad, igualdad, ciudadanía, soberanía popular, potestades legislativas, ejecutiva y judicial, despotismo, tiranía, servidumbre, yugo, pacto social y otras de esa misma índole”.

     En cuanto al campo de la literatura -expresa el autor- “las nuevas ideas se hicieron sentir a través de un movimiento cultural conocido con el nombre de ‘romanticismo’. Fue una reacción contra el racionalismo de la Ilustración y las normas clásicas ceñidas a cánones preestablecidos”.

     “En la España del siglo XIX el romanticismo en el ámbito literario tuvo exponentes muy ilustres, entre los cuales se señalan a José de Espronceda, Mariano José de Larra, Gustavo Adolfo Becquer, Rosalía de Castro y José Zorrilla”.

     Pero ya fuera del contexto de lo escrito en el libro “La formación de la Lengua Española y su evolución histórica” refiriéndose el autor Rodado al Romanticismo como forma de entender la vida, es importante traer y unir a este listado también nombres de escritores colombianos de la época, cuya corriente literaria del Romanticismo abrigó el país como respuesta a las tradiciones de la época y a quienes manejaron su pluma. Ellos existieron desde sus diferentes géneros literarios como la novela, el teatro, la poesía, el cuento, el artículo, la leyenda y el ensayo.

     Autores colombianos como el bogotano Rafael Pombo, el vallecaucano Julio Arboleda, el ocañero José Eusebio Caro, el caleño Jorge Isaacs, entre muchos otros que sería extenso nombrar aquí, escribieron temas del Romanticismo como fueron el paisaje, el nacionalismo o la vida y muerte, además, por supuesto, de escribirle al amor. Y solo estamos tratando aquí algunos escritores (hombres) sin mencionar la extensa lista de escritoras mujeres de alto renombre literario que le han dado lustre a las letras colombianas.  

TRES GRANDES FILÓLOGOS AMERICANOS

     En el Capítulo XXVIII el escritor Carlos Rodado Noriega, autor del libro que lleva por título el que ostenta esta

Portada de la obra ‘La formación de la Lengua Española y su evolución histórica’, presentada el pasado jueves 23 en Barranquilla.

Columna Cultural, expresa que “Bello, Cuervo y Caro (pág:247) conformaron una trilogía de sabios, una verdadera escuela del pensamiento aplicado al estudio científico de la lengua y por lo

y, por lo mismo, contribuyeron a enaltecer el idioma español en el ámbito universal.

     “Cuervo y Caro corrigieron y perfeccionaron la teoría brillantemente expuesta por el primero, pero los tres coincidieron en considerar que el lenguaje no es un mecanismo inerte sujeto a fórmulas inmutables, sino un organismo viviente que sufría transformaciones en su pronunciación, escritura, morfología, acepciones de sus voces y sintaxis y por lo tanto la nomenclatura y las reglas de una lengua no siempre son aplicables a otra, ni las de una época necesariamente aplicables a otra” (En el libro, tomado de: “Don Andrés Bello”, artículo de Miguel Antonio Caro en Bello en Colombia”. Selección de Rafael Torres Quintero, Instituto Caro y Cuervo, 1981).

     Para finalizar, en este ensayo del historiador Carlos Rodado Noriega, presidente de la Academia de Estudios del Caribe, le otorga la máxima importancia a la lengua española, hoy, la segunda más hablada en el mundo, después del Mandarín.

Nury Ruiz Bárcenas

Escritora-Periodista cultural

Orden Álvaro Cepeda Samudio

Correo: funescritoresdelmar@gmail.com