Importancia de un consultor en toda empresa

     Este asesor y consultor político, con 25 años de experiencia —auténtico pionero de la consultoría política en la región del Magdalena Grande-Caribe colombiano—, ha llegado a la siguiente conclusión: Muchos de quienes contratan mis servicios no saben cómo utilizar acertadamente a un consultor político.

     A continuación, un resumen de recomendaciones para hacer un buen uso de los consultores.

*1. El asesor político no debe ser considerado una amenaza. Es imperativo que los que trabajan con un consultor, en especial el jefe de campaña, sepan que él sólo tiene un propósito: ayudar a ganar la elección. Todo el equipo de campaña debe entender que el consultor es un recurso que debe ser utilizado y no una amenaza a las aspiraciones del candidato.

*2. Determine las responsabilidades del asesor con antelación. Como existen diferentes tipos de consultores —generales y especializados—, antes de contratarlo deben quedar claras cuáles serán sus responsabilidades durante la campaña. Si se quiere trabajar sólo en un área específica —ejemplo: producción de la publicidad, encuestas, estrategias, medios, etc. — o si lo que se requiere es un servicio general.

*3. Asegúrese de que usted tiene el asesor político apropiado. Los clientes deben estar seguros de que el asesor político que contratan conoce claramente su filosofía política; y aunque no la comparta al ciento por ciento, que al menos no se oponga radicalmente a ella.

     *4. Busque un asesor político lo más pronto posible. Mientras más pronto un consultor se comprometa con una campaña, más importancia tendrá para el candidato, el partido o cualquiera que sea su cliente. Si el asesor comienza cuando las decisiones

importantes han sido tomadas, su valor potencial en la campaña será reducido.

     *5. Asigne a alguien como enlace directo con la campaña. No es bueno que el candidato sirva de enlace entre el asesor y la campaña. Debe existir un director de campaña que tenga acceso directo al candidato y pueda proporcionar este acceso al consultor cuando sea necesario.

     *6. Decida quién va a saber que usted ha contratado un consultor Dependiendo del país o departamento donde se esté trabajando, resulta delicado que se conozca públicamente que se trabaja con un consultor foráneo. Así que lo más recomendable es ser discretos para evitar consecuencias negativas para el candidato.

     *7. Proporcione al asesor político las herramientas que él necesite. Cada tipo de consultor tiene diferentes requerimientos y esas necesidades pueden variar de campaña en campaña. El consultor es la persona más importante en la orquestación de todo el equipo de campaña y, como tal, debe ser provisto de todo el material que necesite.

     *8. Emplee la experiencia de su asesor político. Es cierto que el consultor político tiene más experiencia en campañas que el candidato y su personal y es por esta razón que se debe contratar y utilizar por completo. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con el conocimiento que éste tenga sobre la cultura del país o la región, pero nunca rechazar una idea “porque nosotros no lo hacemos así aquí”.

     *9. Escuche al consultor. Usted no está obligado a seguir el consejo de su consultor, pero debe por lo menos escucharlo. Usted está perdiendo su dinero y el tiempo del consultor si no lo hace.

     *10. Hable con su asesor antes de tomar una decisión importante. Es muy poco lo que un asesor puede hacer para rectificar una decisión incorrecta, pero muchas veces el consultor puede prevenir a un cliente de no tomar tal decisión.

     *11. Dígale a su consultor la verdad. No tiene sentido que usted le dé a su consultor una información incorrecta porque él basará importantes decisiones en esa información y quien saldrá perdiendo será su campaña.

     *12. Instruya a quienes trabajarán con su consultor para que cooperen con él Si usted quiere sacarle provecho a su asesor, debe lograr que esté en contacto permanente con lo que pasa en la campaña, ya sea directamente o por intermedio del jefe de campaña. De otra forma el consultor no podrá saber qué pasa y, por ende, no podrá ayudar.

     *13. Use el tiempo de su asesor completamente. Resulta frustrante para el consultor e improductivo para la campaña que el consultor no tenga que soportar largas sesiones de espera para poder reunirse con las personas indicadas. Esto se traduce en pérdida de tiempo y de dinero.

     *14. Organice su horario de visitas con antelación. Debido a las múltiples ocupaciones de los involucrados en una campaña, incluyendo al asesor, resulta esencial que se diseñe un calendario de largo alcance para que todos los involucrados en la misma conozcan los movimientos del consultor con anticipación.

     *15. Establezca un sistema de comunicación efectivo entre las visitas y úselo. El consultor debe estar siempre localizable para su cliente, por esta razón el director de campaña debe estar al tanto de donde ubicarlo en caso de una urgencia.

     *16. Trate a su asesor como un miembro de su grupo de confianza. Asegúrese de que su consultor y su representante tengan acceso a toda la información que necesite y de que se les informe de todos los procesos de decisión cuando esté en el país.

     *17. Valore sus recursos de una manera realista. No se engañe cuando haga la valoración de los elementos con los que cuenta para realizar la

campaña, ya que el consultor conocerá la verdad tarde o temprano.

     *18. No deje que el orgullo interfiera para ganar la elección. El objetivo de una campaña política es ganar y si usted necesita buscar una compañía de fuera del país para ello, hágalo. No se preocupe si lastima los sentimientos de las compañías de su país, que ponen en riesgo su triunfo.

     *. No resalte la presencia del asesor si esto es perjudicial para la campaña. En ocasiones es mejor que el consultor, en especial si es foráneo, mantenga un perfil bajo. En estos casos no haga mucho ruido cuando el consultor llegue al país.

     *20. Si usted no entiende un consejo de su consultor, pídale que se lo explique ampliamente. Se supone que los consultores son comunicadores, así que lo menos que deben hacer es comunicar sus propias recomendaciones con eficacia.

     *21. Asegúrese de que las decisiones que han sido aprobadas se cumplan. Para garantizar esto es importante la presencia del director de campaña, quien se encargará de que se implementen las decisiones tomadas por el consultor.

     *22. Confíe en su asesor. Si no puede confiar en su consultor, usted ha contratado a la persona equivocada. Si su consultor conoce sus problemas, puede estar preparado cuando éstos emerjan en la campaña.

     *23. Póngase de acuerdo sobre el calendario de pagos y cumpla con él. Si usted espera que su consultor cumpla con su trabajo, cumpla usted con su parte del acuerdo.

     *24. No tenga miedo de pedir ayuda… Si tiene un problema, llame a su asesor. No se preocupe si le interrumpe el sueño. Al consultor le gustará más recibir una llamada a medianoche que enterarse más tarde de una catástrofe que hubiera podido evitarse.

     *25. No espere milagros. Ningún consultor tiene un record perfecto. Todo consultor va a ganar y perder algunas campañas. Nadie gana todas las elecciones; los mejores ganan la mayoría, de lo contrario no permanecerían en este negocio por mucho tiempo.

     *26. Un punto final. Si usted decide contratar un asesor, úselo: Sus consejos no le harán bien, a menos que los practique.

     MIGUEL MALDONADO MARTÍNEZ

     Según los últimos reportes, el comportamiento de la inversión extranjera en Colombia, en el primer semestre del año, bajó más de un 20% con respecto al 2016. Lo que quiere decir que hay muchas empresas extranjeras residentes en Colombia que están saliendo del país, si no en su totalidad, sí con una parte de su portafolio de productos y servicios. Esta es una verdad preocupante para la economía de cualquier país, pues para nadie es un secreto la relación directa que existe entre el crecimiento económico y la inversión extranjera directa.

     La inversión extranjera aumenta disponibilidad de tecnología adecuada para el proceso de producción, importada de países con un mayor grado de desarrollo y adaptadas a las condiciones locales. Esto se complementa con un incremento en la capacitación de los trabajadores locales por parte de las empresas extranjeras que invierten en el país. Además, el mayor grado de competencia de empresas extranjeras genera incentivos para que las empresas locales optimicen sus procesos de producción, aumentando la eficiencia. De ahí la importancia de incentivar una reactivación de la inversión extranjera directa en Colombia.

     Existen múltiples razones por las que inversionistas extranjeros deciden invertir en determinado país y Colombia necesita y debe ofrecer unas óptimas condiciones a inversionistas para que retornen sus inversiones al país o para buscar nuevas inversiones de otros mercados, lo que implica fortalecer otros sectores como lo es la educación, la infraestructura tanto para transporte como para comunicaciones, ofrecer un marco legal y regulatorio atractivo para inversionistas, darles incentivos fiscales —como una reducción de impuestos— y sobre todo darles seguridad en diferentes ámbitos para no solo atraerlos sino lograr que permanezcan en el país.

     Estamos a tiempo para poder frenar esta baja en la inversión extranjera y empezar a crear alternativas para que los indicadores empiecen a subir de nuevo y Colombia vuelva a ser un país atractivo para los inversionistas, como lo estaba empezando a ser hace unos años. Debemos tener la mirada fija hacia un crecimiento económico que incluye el mejoramiento y la buena utilización de los recursos destinados para los diferentes sectores de la economía y poco a poco construir un país más productivo y sostenible para sus habitantes.

MARTA LUCÍA RAMÍREZ