Eco a lo que dicen...

     Haber leído en el número anterior de este Muelle Caribe la noticia de que se fortalecerá el bilingüismo en educación básica primaria en las escuelas oficiales en Barranquilla, me hizo recordar algunas cosas, de tantas vividas, sobre mi relación con este idioma. ¡Y aquí va!

     En Barranquilla, Colombia, la linda ciudad donde yo nací, estudié mi kindergarten en la escuela ‘Doña Emma Saturia’, donde fuí el único y más sobresaliente estudiante, y cómo no iba a serlo si el símbolo de la disciplina era una chancleta sobre un banquito. En esa ‘institución’ aprendí a leer y escribir sentado en las piernas de la única profesora, directora y dueña: mi santa e inolvidable madre.

     Los 5 años de mi Elementary, educación primaria, los cursé en el Colegio Sagrado Corazón, donde sus profesores y directivos eran españoles-españoles. Así que durante mis primeros 11 años de vida el English para mis oídos, ojos y boca, nanay-nanay, ni tan solo la letra E(í). Por eso cuando inicié mis estudios de Hight School, bachillerato, en el Colegio San José donde allí sí sus estudiantes aprendían inglés desde kinder, tuve un tremendo trauma que me marcó durante más de 50 años: en el primer día de clases el profesor de inglés, S.Hatrill, me pidió para comprobar mis bases del idioma, que escribiera en el pizarrón y frente a mis 45 compañeros de curso la conjugación del verbo To Be en tiempo presente y luego lo leyera en voz alta.

     Y entonces yo escribí lo único que sabía: I, you, he,s he, it, we, you, they y al frente de cada uno de esos pronombres una sola conjugación: ¡‘be’!: “I be… you be... we be… they be…” Y de complemento leí: «i bí, i ou bí, i bi, se bi, it bi, doble bi,i ou bí, dey bí». Al terminar, ¡me sentí como ganador de una medalla olímpica! Pero enseguida, el tal orgullo de haber acertado se vino al piso cuando las estruendosas carcajadas llenas de burla, y que todavía una de ella suena en mi cerebro, me aterrizó a la realidad totalmente sorprendido. Luego el profesor, en tono irónico, me dijo: “Que bien. ¿Y cómo se dice su apellido Romero en inglés?”.  Y yo, candorosamente, conteste: “¡Romer!”. Eso fué la tapa! “¡Aaaah! Con que además de brutico nos salió chistocito el muchachito. Siéntese, tiene 1 de calificación”.

     De nada valieron mi explicaciones y excusas. Desde allí le cogí pánico al profesor y odio al inglés. Terminé el high school, perdiendo la materia todos los años, y luego lo pasaba ganando las habilitaciones, ‘raspando’, como se decía, pero las ganaba.

     Era sobresaliente en las demás materias, pero… ya tú la sabes. Al graduarme, estudié Economy, Economía, en la Universidad estatal Uniatlantico al inicio de los 70.Yo me alegré de que en el plan de estudios no estaba el inglés. Era la época de oro en las universidades latinoamericanas y por supuesto colombianas del ‘Yanki go home’.

     Posteriormente pasé a estudiar Business Administration, Administración de Empresas, en la Uninorte, universidad privada y exclusiva. En esa época la universidad estaba comenzando y sus estudiantes éramos solo unos doscientos. Hoy tiene más de 10,000. Mis compañeros de clases venían de colegios bilingües. Y, por $upue$to, yo ¡ni de vainas! ¡Me daba pena hablar inglés! Yo estudié allí, y te lo cuento sin falsa modestia, porque que eso es hipocresía, becado por mis altas calificaciones y promedios. Cuando me gradué, trabajé en varios puestos hasta llegar a ser CEO —como llaman ahora a los gerentes o managers—, de la multinacional General Electric-Caterpillar de Colombia. Allí me defendía con mis diccionarios y manuales para comunicarme con mis superiores y hacer mis reporter en inglés. Y aunque me defendía con lo básico, me seguía mi ‘fobiecita traumática’ al inglés. Por ella perdí muchos ascensos y dinero. Posteriormente, al cumplir mis primeros 50, hace 15 años, quién lo creyera, un feliz día aterrice en USA. Aquí sí que me tocó amar el English: al principio a la fuerza, había que sobrevivir. Aprendí gracias al Tío Sam inglés básico. Lo aprendido me sirvió para trabajar como vendedor de carros y casas hasta llegar a ser manager en empresas ciento por ciento americanas, como Radio Shack y Miami Auto Mall y muchas más. Igual me hice ciudadano americano en entrevista —por supuesto requisito básico— en English. Pero, así como llegué a odiar el inglés en mi primera juventud, hoy en la edad de mi juventud acumulada, superada la fobia, ¡lo amo! «¡I love the English!». Tanto lo amo, que lo estoy perfeccionando y lo estoy estudiando en un college, UIC. Mis estudios son de 15 meses con clases de lunes a jueves 5 horas diarias. Y tú dirás “¿Para que?, si loro viejo no aprende hablar. Y yo te contesto: «Para ser más feliz, leyendo, hablando, escuchando y escribiendo tantas cosas lindas y bellas que tiene la vida y hacer lo que más me gusta hacer: aprender y enseñar en English. God bless you. Have a great day!».

     Posdata: 1.- Aquí te dejo este link del gobierno de USA para aprender, y gratis, inglés. Te lo recomiendo y te sentirás como en un salón de clases: USAlearns.org.

     2.- Jamás discrimines a nadie, ni te burles porque no habla perfecto el inglés. En vez de alardear aconseja y estimula.

     3.- El inglés es una necesidad y más en este mundo competitivo.

     4.- No te amilanes y defiéndete ‘como gato boca arriba’ con él en tu trabajo.

Sofia Vergara le debe parte de su éxito como actriz en la TV americana a su acento ‘currambero’ que la hacen diferente y original!

     5.- Y por último, aquí también te dejo este link para practicar los tiempos y las formas verbales en inglés: http://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/recursos-para-practicar-los-tiempos-y-las-formas-verbales-en-ingles/24231.html

¡Gracias!

SIN FALSAS MODESTIAS, ¡MAMOLA!

     José Joaquín Rincón Chaves: Un número bien sazonado con la crónica desde Zipaquirá, con la sal medidita. Maestra la página de Romero Sampayo y su Pedro Navaja. Ni Gabo en su mejor Jirafa, alcanza ese nivel. El loquillo de Awad suelto entre Bogotá y Barranquilla, del carajo. El tubey de Fernando Molina con Alci Acosta y Efraín Orozco pa’levantar a Soledad entera. La lucha de Carlos Caicedo Omar por la refrendación de su candidatura, inatajable. El viaje de Borletty, ¿no será otro de sus ilusionismos?. Ese muelle no tiene presa mala. Con ese chef, la degustación amaña!!!!

     José Orellano: Y todo, para irse de placentero hospedaje lector en las habitaciones literarias del Hotel Puerto Colombia, administrado por JJ Rincón.

     Jaime Romero: Saludos desde Miami admirados José y JJ Rincón.

Inmensamente agradecido. Qué tremendo elogio el de que "Ni Gabo en su mejor Jirafa alcanza ese nivel" sobre el escrito Pedro Navaja de mi hijo Jaime Romero Sampayo. Con personas de la calidad intelectual y personal de ustedes dos no me cabe duda de que mi hijo contará, para hacerse conocido en Colombia, con el impulso para hacer parte de la historia en las letras colombianas! Dios los bendiga!

     José Joaquín Rincón Chaves: En mis épocas de pelao, unos doce añitos, iba con mi hermano mayor y una patota del barrio Chiquinquirá a ver beisbol. Te imaginas a un niño de Pamplona, motilón, que de este deporte no conocía ni la B?. Pues te quiero decir que con esta edición, me recordaste a Jim Grant, un negro gigantesco gringo que fue champion pitcher y champion jonron.- Así eres tu, con la diferencia que lanzas la bola y bateas para sacarla del patio. N' joñeeee....

     Miguel Antonio Castro Thomas: Un VIVAAAAAA.. OTRO OTRO OTRO VIVAAAAAA…

     José Francisco Orellano Ripoll: El mejor!!!

     Pedro Lara Castiblanco: Apenas me dispongo a leerlo, pero desde ya me auguro un gran placer, conociendo las calidades del viejo Jose (así, sin tilde) porque el énfasis está en lo que él escribe. Gracias viejo Jose. Un abrazo

     Guillermo Valderrama: Cada edición, una clase en periodismo. La creatividad va de la mano del diseño. Felicidades. Fuerte abrazo.

     Miguel Ángel Maldonado Manjarrez: Campañas de Tierra, articulo de esta semana en El Muelle Caribe.

     Aymé Abdo Orellano: Excelente trabajo... me encantó.

     Lucho Cure: Amigo(a) de José Joaquín Rincón Chaves: Felicitaciones mi hermano

     Ana Cruz Daza Oñate: Nuevamente mis felicitaciones amigo por tu excelente trabajo!!!

     Edgar Awad V: José Magnificente revista digital, estas transitando por la historia de la primeras revistas digitales que un futuro serán muy comunes. Felicitaciones hermano.

     Arnaldo Cotes Córdoba: Buena pionero de la revista digital en Colombia.

     Maritza Orellano: Excelente, este Muelle Caribe.

     Dora Luz Delgado Pérez: José Orellano, impecable tu trabajo, saludos.

      Lina Esther Rojas Moreno: Que bueno José se te agradecen mucho esos detalles 😂.

     Idalides Medina: Mi admiración y respetos para ti, un enorme abrazo.

     Tatiana Margarita Martínez Barros: Chévere tu Muelle, por el momento lo que me une a Barranquilla, desde esta gélida ciudad.