Eco a lo que dicen...

SIN FALSAS MODESTIAS… ¡MAMOLA!

     Carlos Rocha A (WhatsApp): José… Gracias por  la publicación… He recibido buenos comentarios… La presentación, ¡del carajo!  Te felicito, eres un duro.

     Fernando Castañeda García castajauria@hotmail.com: Mi hermano: Recuerde que al muelle de Puerto Colombia lo destruyó la desidia y la mala fe de los gobernantes del Atlántico, pero El Muelle Caribe está sentado sobre los cimientos de un buen periodista. Abrazos, mi hermano 

     Miguel Fernando Sánchez Vásquez: ¡Jose ‘tenaz’ Orellano! ¡122 Ediciones...! Increíble ejemplo de tenacidad y emprendimiento con vocación soportada en calidad humana y profesional. Como me decía Diomedes: “¡Vamos viejo Jose! ¡Que pa'lante es pa'llá...

Felicitaciones y un gran abrazo, Jose...!

     Carlos Guillermo Romero Salamanca: Mil gracias José Orellano por esta elaboración de notas sobre una tarea noble. Un abrazo gigante...

     Edgardo Caballero: jose tu eres la... ¡definitivamente!

     Carmen Rodríguez: Gracias José Orellano me pongo al día inmediatamente. Un abrazo

     Víctor Hugo VidalFelicitaciones apreciado amigo José Orellano, Dios permita que El Muelle Caribe nos ilustre siempre. Un abrazo.

     Lina Esther Rojas Moreno: Gracias José muy buenas opiniones.

     Miguel Ángel Maldonado Manjarrez: Es un honor escribir semana a semana sobre temas de comunicación y marketing politico. Como caribe, Vallenato y embajador de la Costa me enorgullece. Gracias a José Orellano y los invito a leer mis artículos.

     Lourdes Vergara Mejía: El Muelle semanario de actualización. Gracias

     Jaime Romero: Gracias, una vez más, admirado y apreciado José Orellano, periodista, escritor y poeta orgullo de COLOMBIA y su Costa Caribe, por permitirme atracar mi botecito en su fantástico Muelle Caribe, cargado de mis recuerdos y experiencias vividas ‘antes de que se me olviden’…, allá en mi amada Barranquilla durante mis primeros cincuenta años, comparativamente con las vividas en este maravilloso país, sin huracanes ni blanco de un misil, koreano por supuesto, donde resido actualmente. Y sin más pretensiones que colaborarle para servir con un granito de arena a la comunidad donde vivo y viví, escribiendo para entretenerme ya retirado para ambas y a donde llega la Internet en este mundo historial. No aspiro —y menos ahora con apenas 66 almanaques y en la mejor edad de mi vida, y usted muy bien lo sabe— ni a un cargo público ni privado, ni vender nada ni a un premio Simón Bolívar de periodismo. Que ya es hora, opino yo e imagino también sus lectores, de ir pensando en otorgárselo, a usted y a su Muelle, el premio, por su titán esfuerzo,a mor a la Costa caribeña y a la comunidad colombiana. ¡Allí les dejo la idea! ¡Hellooo JJ! Reciba usted José ,un mamonudo y bacán abrazo!

     Jaime Romero: Estimado José, ¡misión cumplida! Gracias a los grupos y seguidores de mis redes sociales, más de 500.000 hispanos, incluido colombianos en el exterior, regados en USA y por todo el mundo, contemplan compartido en su celular, el esplendor de El Muelle Caribe de esta semana y leyendo, en su mano, su valioso contenido y lo que escribo en este momento. ¡Bye!

     Hermes López Deluque: Es agradable empezar la semana con El Muelle Caribe ya que sus variados temas nos enriquecen y producen la sensación de solaz y aprendizaje a través de su colorido y variedad de temas enriquecedores. Gracias hermani José. Abrazos.

     Benjamín Mantilla Pérez: Usted sí sabe elaborar la más completa información, breve, clara, precisa y concisa, sin compromisos, sólo comprometido con la verdad con objetividad. Felicitaciones y muchos éxitos

     María de los ÁngelesFelicitaciones por la información que nos da semanal mente y por la labor titánica en mantenernos actualizando en temas de nuestra Costa por medio del Muelle Caribe. Muchas bendiciones y un fuerte abrazo.

     Edgard Awad: Sabes, ayer lloré con unas ganas de millonaria alegría al ver la foto de mi abuela en esa gran revista El Muelle Caribe y sabes a nadie nunca se le había ocurrido publicar nada sobre la señora Carmen, ni a su hijo Jairo Virviescas ni a su yerno Fernando Awad Blanco, solo a este servidor que ama mucho a su mamá Carmen. Gracias José por complacerme. Algún día te invitaré a comer pollo en Pollo Lindo. Un abrazo hermano, GRACIAS MUCHAS GRACIAS.

 

¡Como nos duele en la ciudad!  
Cuan doloroso es registrar  
la muerte de un buen samario,  
con palos, ladrillos y piedras  
y un vil cuchillo culinario.  
Banda de malhechores indolentes  
en malos pasos andando,  
con crueldad y con sevicia,  
consumaron la desdicha  
a un humilde vigilante.  
Punzado y tasajeado,  
cual se taja un bocachico  
y de remate lapidado  
y su cráneo abovedado.  
Jamás clemencia pidió,  
ante ataque tan salvaje  
de esa cuerda de villanos,  
que en vicio, robos y atracos  
parecen estar cebados.  
Como en un romano circo,  
grupo de espectadores,  
impávidos observaron  

su desgracia y su martirio;
sin apoyo, compasión y sin auxilio,
desoyeron sus quejidos lastimeros
e indolentes, registraron
el video de la matanza
y en las redes publicaron.
¡Sabe Dios con que intenciones!
Su sangre tiño la arena.
¡Grave afrenta ciudadana!
Y aunque es tarde, hoy reclama
justicia, reparación y castigo
por la sangre derramada.
Que el crimen no quede impune,
que paguen tan cruel delito
esos malditos truhanes,
sin Dios, sin alma y sin perdón;
sin una pizca de amor
ni humana consideración.
Por mucho que hoy se lamente,
su sangre marcará por siempre,
¡a este pueblo indolente!,
¡a esta ciudad remolona!
¡Que siempre tarde reacciona!

Sin comentarios, pero .... ¡Ya viene!