Antes de que se me olvide...

     Una de las cosas que se le aumenta a uno a millón como emigrante es el amor al país —su gente, su geografía, etc— donde nació y proviene, sea cual fuese el motivo personal que le llevó un día a dejarlo.

     Por eso nos duele y se lacera el alma cuando, al presentarte a alguien o a un grupo, tú dices: “Vengo de Barranquilla, Colombia” y axiomáticamente, en donde te encuentres, te dicen, mal informados, claro, por las novelas, las telenovelas, las series, los noticieros en televisión, “¡Ah! la tierra de Pablo Escobar, las Farc y su corte, la cocaina y el narcotráfico y sus mujeres que, con sus ‘senos sí hay paraíso’”. Así me pasó y me sentí, ante mis 25 queridos y admirados compañeros de curso o clase de perfeccionamiento de inglés, provenientes de todo el mundo, en el College donde asisto en la actualidad, porque quiero hablarlo sin acento y escribirlo perfectamente.

     Pero hace poco exploté de emoción patria colombiana. Emoción provocada al ver, nada menos, las fotografías y una breve historia del escritor Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y de Shakira la súper cantautora universal —con I.Q. 140 de inteligencia—, en los libros que seguimos como guía de gramática, lectura, redacción, audición y pronunciación en la última edición de las Universidades de Cambridge y Stanford. Fue como una ‘dulce venganza’, un inmenso orgullo. Me sentí gigante, ‘henchido’ de ser colombiano y, además de la costa Caribe colombiana, barranquillero, para ser más exacto, porque esos dos titanes universales nacieron y vivieron allí en Colombia. Y no solo eso, sino que el destino me había brindado la oportunidad, el privilegio de compartir con ellos, de conocerlos físicamente de cerca.

     En el caso de García Márquez, estrechar su mano y tomar un cafecito. “Ajá pelao… ¿Cómo estás?” fue su saludo agradable, sonriente y

paternal frente a la inolvidable periodista y relacionista Olguita Emiliani y el rector de la universidad Boris Rosanía Salive —todo un gentleman—, cuando me temblaban las manos como un epiléptico debido a mi timidez y nerviosismo por mis solo 22 añitos y con el pocillo de café en mis manos, en mis años de estudiante sobresaliente en la rectoría de mi amada Universidad del Norte de Barranquilla.

     A Shakira cuando comenzaba su carrera en Barranquilla, éramos vecinos y mis hijos sus amigos. Visité su casa en Miami Beach y tuve un BBQ en su piscina. Aquí en Miami tengo el honor de compartir con sus padres y hermanos en sus celebraciones de cumpleaños a nivel familiar y a quienes aprecio por su sencillez y calidad de gente.

     Y de inmediato me convertí en ‘celebridad’ contestándoles las preguntas a los 25 ‘periodistas’ en que se convirtieron mis compañeros sedientos de saber más de estas ¡dos gigantes glorias mundiales colombianas! Acompaño mi escrito con fotografías, siguiendo el proverbio chino de que “una imagen vale más que mil palabras”.

     *Posdata1: Y cómo no iba a embargarme la emoción y subírseme el nacionalismo y el orgullo de ser colombiano si Gabo y Shakira están acompañados de estos fantásticos compañeros de la historia del mundo que puedes ver en las fotografías que acompañan este escrito.

     *Posdata 2: De acuerdo con un estudio realizado por Mensa International, Shakira y Madonna tienen un coeficiente intelectual de 140 puntos, lo cual las convierte en ‘casi genios’, puesto que sólo dos de cada 100 personas consiguen esta puntuación: Esta es la lista completa revelada por Mensa International. 1. James Woods, IQ arriba de 180. 2. Exestadista John Sununu, 180. 3. Quentin Tarantino, 160. 4. Reggie Jackson, 160. 5. Actor Steve Martin, 142. 6. Shakira, IQ de 140 puntos. 7. Actriz Geena Davis, 140. 8. Madonna, 140. 9. Hillary Clinton, 140. 10. Actriz Jodie Foster, 132. 11. Actirz Nicole Kidman, 132. 12. Barack Obama 135. 13. Michell Obama 130. 14. Bill Clinton 135… Mensa International, fundada en Reino Unido, es la sociedad de medición del coeficiente intelectual más antigua del mundo.

     *Posdata 3: Mi libre traducción al español del escrito en inglés y que leí en este último idioma ante mis compañeros de clase es la siguiente: “Gabriel García Márquez nació en 1927 en Aracataca, Colombia. Siendo niño vivió con sus abuelos maternos. A él le fascinaba oír contar sus historias que después utilizó en sus escritos. El públicó su primer cuento en la universidad y llegó a ser periodista. Durante cuatro años Gabo (como la gente le llamaba) trabajo en su libro ‘Cien años de soledad’. Eso fue un gran acontecimiento. Tanto los críticos literarios como el público amaron la novela. Sus libros combinaron estupendas historias con la irrealidad. En 1982, el ganó el premio Nobel de Literatura. Murió en el 2014, pero dejo al mundo una grandiosa obra literaria”.

 *Posdata 4: En sus memorias escritas en el libro ‘Vivir para contarla, Gabo evoca su infancia, su juventud, sus años de formación, sus primeros pasos como escritor y su primera etapa como periodista, y que de paso para mi es uno de los más interesantes de sus escritos por su impecable escritura y porque revela su universo creativo. Allí en uno de sus capítulos cuenta su amistad con la familia Loseaux Velilla y cuenta sobre lo curioso de ella. Aquí te dejo como tarea, amable lector, que la leas, es fascinante como él lo narra. Yo que no soy escritor, mi hijo si que lo es. Te cuento que mis seis hermanos y yo fuimos también amigos, vecinos, cuasi hermanos de Los Loseaux Velilla, que, al venir de municipio de Sucre, vivieron en los barrios El Recreo y El Porvenir de Barranquilla, Colombia, mi ciudad de nacimiento. Fue una familia numerosa conformada por varias mujeres y dos varones. Las mujeres, a excepción de una, nacieron y caminaron normales hasta que, al llegar a su ‘desarrollo’, su primera ‘regla’, quedaban paralíticas. Yo quise mucho a esa familia, hoy todos difuntos, por su alegría —cantaban en coro tocando sus guitarras— y su familiaridad. Cuando Gabo ya era todo un señor escritor la visitó con su esposa pues eran muy amigos y hubo una velada maravillosa con música tocada por ellas en guitarras y el Gabo cantó varios boleros. Yo recuerdo, y jamás lo olvidaré, que estuve allí. Fue la segunda vez que el destino me permitió, siendo yo ya un poco mayor que en la primera, compartir con el Nobel de Literatura.

     *Posdata 5: Del libro de estudiantes de inglés ‘Let's Talk’ de la Universidad te escribo mi libre Traducción: “Celebridades. Shakira cantante colombiana. Shakira tiene siete hermanas y hermanos mayores. Shakira nunca come dulces”.

     *Posdata 6: Duélale a quien le duela, Gabo y Shakira son los colombianos más universales y admirados por todo el mundo por sus obras y arte. Agradezco a la vida haber tenido el privilegio de haberlos conocido y disfrutar sus escritos y canciones. Por eso me entristece, y a la vez me produce risa, la ignorancia y la estupidez humana cuando leo cosas como “Gabo pasó de moda” y “Esa Shakira, qué bruta, no se sabe el himno de Colombia”. Y me recuerda lo de que ‘nadie es profeta en su tierra’. Para mí, que escribo desde el país de la libertad y respeto de opinión, USA, pienso que Colombia tiene excelentes escritores y cantantes, pero pasarán muchos años y tal vez siglos para tener otro Gabo y otra Shakira. Ambos, unos genios universales o, mejor… ¡unos Genios Intergalácticos!

     Gracias.

Este escrito —precisa el autor—, nació de dos sucesos transcurridos en la semana que ha terminado: la publicación a nivel mundial de MSN online, en todos los idiomas, de la noticia del I.Q. de 140 puntos de Shakira y el estreno de la última edición de los libros guías de estudiantes de inglés de las universidades de Cambridge, Stanford y Oxford con las breves biografías del Nobel de Lieratura colombiano Gabriel García Márquez y la cantautora-bailarina barranquillera Shakira, junto a genios, personalidades de la historia mundial de todas las épocas. Dos primicias calienticas, acabadas de sacar del horno, y que Jaime Romero Escobar comparte, antes de que se le olvide y en medio de sus recuerdos personales, con los lectores de El Muelle Caribe.